Vender el alma (barata) al diablo| Paco Álvarez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Desde el pasado jueves, todos hemos visto que “venderse barato al diablo”, es lo que ha terminado haciendo (y lo que nos queda) Pedro Sánchez. Es tal el tamaño de lo sucedido, la barbaridad manifiesta, la traición, la anti-gestión sucedida, que los árboles de su estulticia no nos dejan ni ver el bosque de su asquerosa y lamentable sumisión al Mal con mayúsculas.

Por empezar por algún lado de ese bosque, hay que señalar con qué diablo se pacta: con Bildu, con los herederos de ETA, con el partido dirigido por una persona (iba a escribir un señor, pero no) juzgado y condenado por terrorismo y secuestro, un partido cuya principal aspiración es separar y seccionar una parte de España del todo.  Con ese asqueroso partido heredero de la gentuza que ejecutó a las víctimas de la democracia y que esa misma mañana amenazó y manchó con pintura roja la casa de una dirigente socialista; un partido que organiza manifestaciones para pedir la libertad de asesinos. Un nauseabundo diablo podrido. Eso es Bildu. No una alternativa. Un asco. Un asco sanguinario y secesionista que debería estar como estuvo cuando nuestra democracia funcionaba mejor, prohibido.

Con esos ha pactado Sánchez, se ponga como se ponga, la derogación de una norma que afecta a todos los trabajadores de España. Con unos que dicen no ser españoles y lo tienen por honra, ha pactado la legislación del trabajo de todos los españoles. Todo lo demás; si él no lo sabía, que si no se deroga todo, sólo una parte, que si ésta firmó por su cuenta, que si la ministra no lo sabía, todo eso, son excusas de mal pagador. El presidente del gobierno debería al menos, ser responsable de los pactos a los que llega por escrito su partido con otros. Creo que pedirle menos ya es de risa.

También ha incluido el acuerdo un epígrafe en el que se permite un mayor gasto social a los ayuntamientos vascos y navarros y de paso, que los gastos de los gobiernos vasco y navarro en este sentido, los decidan sólo ellos. Vayamos por partes. En Navarra, en las pasadas elecciones, Bildu obtuvo menos del 17% del voto escrutado. No parece una representación que les debiera permitir negociar ni solicitar ni agua, en nombre de instituciones navarras. Por otra parte, en cuanto se acabe el periodo de estabulamiento, digo de alarma incoado por este “mejorable” gobierno, los vascos tienen elecciones autonómicas. Me imagino cómo van a sacar pecho los herederos de los etarras, presumiendo de lo que pueden conseguir en Madrid, no ya a cambio de su voto, sino de su simple abstención. Lo que digo. Se ha vendido barato, muy barato.

El desastre posterior, lo estamos viendo. El vicepresidente Iglesias diciendo que el acuerdo va a misa, la ministra del ramo afirmando que ni en broma, Europa recordándonos que si se deroga la ley se corta el grifo con el que pagan a nuestros parados… ni siquiera se pensó sustituir esa norma por otra, no, simplemente la derogamos, porque la hizo el PP y ya veremos… Ah, por cierto, si esa norma no está en vigor, los ERTES no existen, no pueden pagarse porque sería una figura inexistente, da igual, la mayoría de los trabajadores implicados son españoles y los de BIldu odian a los españoles. Sus fundadores nos mataban, su principal líder, ese “hombre de paz” secuestró a alguno.

Mientras tanto, ¿qué hace el vicepresidente? ¿Algún acto de responsabilidad? No, por supuesto. Un paso más hacia el precipicio: Afirma en público que hay que “buscar mecanismos legales para sacar de la cárcel a los presos del 1-O” es decir, que hay que ver qué trampa se nos ocurre para sacar de la cárcel a criminales convictos y condenados para que según él: “se corrija así una situación que, a su juicio, es -enormemente injusta-. Dejando a un lado el nulo respeto por el poder judicial que muestra este comunista con coleta, lo único que produce este tipo de declaraciones, tras la náusea y las ganas de vomitar, es el deseo de ver a éste delante de esos mismos jueces. ¿Se acuerdan cuando el comunista con coleta se manifestaba afirmando eso de “no nos representan”? pues la profecía se ha cumplido en su carne. No nos representan. No por favor. No se debería permitir en un país europeo, serio y democrático, que un miembro tan importante del gobierno diga que algunos criminales deben ser perdonados y salir a la calle, es más, que deben “estar en las instituciones” como él mismo ha dicho. Si no estuviéramos en medio de la mayor crisis desde la Guerra Civil, sería para reírse, pero no. Éste, que según él mismo se identifica con el payaso asesino Jocker, es capaz de helarnos la sonrisa. 

Sobre Pedro Sánchez, mientras tanto, se afirma que ha engañado a sus ministros, a sus socios de gobierno, a los de investidura, a los diputados de Ciudadanos, que jugando a la muleta rusa por segunda vez, ya han conseguido dispararse en un pie y a todo el mundo. Pero no es verdad. No nos ha engañado, al menos a los que ya sabíamos que su especialidad es mentir. Si acaso, se ha engañado él mismo, pensando que también podrá salir de esta. Ah y tiene otro problema. Al diablo no se le engaña. Sánchez ha vendido su alma de tahúr barato por quince días más de jugar al pequeño dictador-hasta nos hace salir con bozal y sólo a las horas que él dice-. Pero amigo, el diablo suele cobrarse sus deudas.

El tiempo, espero que más pronto que tarde, pondrá al peor presidente de nuestra larga Historia en el basurero que se merece. El Sánchez que vendió su alma (barata) al diablo. El que cambió 15 días en Moncloa  por una simple abstención del diablo más asqueroso, putrefacto, ruin y heredero del terror, que haya pisado jamás España.

Paco Álvarez | Escritor