Las adicciones | Albert Mesa Rey

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En septiembre de este año, se detectó y motivó la hospitalización del primer caso en España de un menor con caso grave de adicción. No fue un caso de adicción a sustancias de abuso que son frecuentes casos clínicos, fue un caso de adicción patológica a un video juego, el conocido Fortnite.

No es mi intención cargar contra los video juegos, ni siquiera entrar en detalles sobre otras adicciones. Mi propósito en este artículo es hacer un breve repaso de las características comunes que llevan una persona a “esclavizarse” a “algo”

¿Qué es una adicción?

Las adicciones son realmente un problema social y sanitario. Es uno de los padecimientos que destruyen más hogares, familias, amistades y personas.

Las adicciones se deberían considerar como una enfermedad cerebral que al igual que otros trastornos neurológicos, como la esquizofrenia, no puede ser controlada de manera sencilla sin intervención médica.

Para poder hablar de dependencia física y/o psicológica las personas deberían presentar tres o más de los siguientes criterios en un período de 12 meses:

  1. Fuerte deseo o necesidad de consumir la sustancia o realizar la actividad (adicción).
  2. Dificultades para controlar dicho consumo o la realización de la actividad.
  3. Síndrome de abstinencia al interrumpir o reducir el consumo o de realizar la actividad.
  4. Tolerancia.
  5. Abandono progresivo de intereses ajenos al consumo de la sustancia o actividad. (Inversión cada de tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia).
  6. Persistencia en el uso de la sustancia o la actividad a pesar de percibir de forma clara sus efectos perjudiciales.

Tipos de adicciones:

Las adicciones más comunes son las relativas a drogas y/o fármacos, pero hay otras que nada tienen que ver con sustancias. Acompáñame amable lector en un repaso de las adicciones más comunes:

  • Al Alcohol: Es una de las adicciones más comunes, el alcoholismo, este puede llevar hasta la cirrosis y el cáncer hepático. Es una adicción muy difícil de superar.
  • A la Nicotina: La adicción al tabaco viene de la nicotina, y es una de las causas más comunes del cáncer de pulmón.
  • A los Fármacos: El consumo de psicofármacos se ha vuelto algo común en personas que no precisan de utilizarlos, los cuales pueden terminar en una sobredosis.
  • A la Cafeína: Es una adicción menos común, aun así, el consumo excesivo de cafeína puede causar insomnio, lo cual es perjudicial para la salud del individuo.
  • Al Cannabis: El cannabis es una planta altamente cultivada para ser consumida, causando repercusiones a nivel cognitivo, donde deteriora la inteligencia, la memoria y la capacidad de hablar de manera fluida.
  • A las “Drogas Duras”: Podríamos decir que se considera drogas duras a aquellas sustancias psicoactivas que tienen un potencial adictivo muy fuerte para quien las consume. Las drogas consideradas “duras”, en teoría, producen un mayor impacto social y sanitario, ya que la peligrosidad de su consumo a corto plazo es mayor (cocaína, heroína, LSD, etc…)

Hay otro tipo de adicciones que no están ligadas a sustancias, son las adicciones derivadas de “comportamientos”. Estas adicciones no deberían ser banalizadas. Sus consecuencias como verás a continuación, también pueden ser devastadoras. Las adicciones clásicas más comunes de este capítulo serían:

  • A los Juegos de azar: Se refiere a apuestas, póker o tragaperras, estos juegos tienden a significar una adicción casi irremediable donde la persona podría acabar en bancarrota. Esta adicción se la conoce como “Ludopatía”.
  • A la Comida: Atiborrarse de comida aun sin tener la necesidad de comer, es una adicción. La clave de esta adicción está en la adicción a los dulces, ya que la ingesta de azúcares hace descender los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y produce una descarga de dopamina similar a los opiáceos.

En este punto se debe diferenciar lo que es esta adicción y lo que son las enfermedades del trastorno alimentario tales como la bulimia y la anorexia nerviosa.

  • A las Compras: Realizar compras compulsivas es un tipo de adicción, debido a que la persona compra cosas que no necesita. Esta adicción se la conoce como “Oniomanía”.
  • Al Trabajo: La adicción al trabajo existe y hace que las personas tengan problemas psicológicos, de estrés, familiares y hasta personales. El término con que se conoce los que padecen esta adicción es “workaholic
  • Al Sexo: La adicción al sexo es el no control sobre el comportamiento sexual que provoca dependencia y abstinencia.

En el momento en que una conducta placentera como es el sexo pasa a vivirse como una necesidad imperiosa, a convertirse en un comportamiento inevitable y deteriora las relaciones familiares, afectivas, sociales, económicas o laborales, entonces hablamos de “adicción al sexo”.

En los últimos años, ha aparecido un nuevo tipo de adicción de comportamiento ligado a las “Nuevas Tecnologías”. La adicción a las nuevas tecnologías se caracteriza por su consumo abusivo (tecnofobia) al: ordenador, internet, móvil (nomofobia), videojuegos y redes sociales.

Esta adicción o quizás deberíamos hablar de adiciones dependiendo de a que tecnología informática se refiera, afectan a todas las edades, pero la mayor incidencia se da entre los jóvenes y los adolescentes.

El uso de las distintas aplicaciones que Internet ofrece ha eliminado las distancias y permite comunicarse con otras personas de forma anónima, hablar de temas que cara a cara les sería difícil, expresar emociones, comunicarse virtualmente con personas desconocidas o mantener el contacto con amigos que de otra forma no podrían hacerlo.

No estoy en contra de las “Nuevas Tecnologías” como no estoy en contra de muchas de las cosas que aquí he apuntado y que es su debida mesura hasta pueden ser los placeres de la vida. Otros, en mi opinión son perniciosos “per se”. Paracelso, el padre de la Toxicología decía: “dosis sola facit venenum”, es decir, “solo la dosis hace al veneno”.

Tratamiento de las adicciones:

Existen múltiples métodos para tratar las distintas adicciones, en función de la situación individual de cada paciente. Entre ellos encontramos:

  • Tratamiento psiquiátrico individual
  • Psicoterapia individual y/o de grupo
  • Grupos de autoayuda
  • Terapia de pareja y de familia
  • Sesiones de orientación y terapéutica a familiares y amigos.

Consideraciones finales:

El mensaje final debe ser de esperanza. Con mayor o menor dificultad, de una adicción se sale si se trata adecuadamente, por personal especializado y el apoyo de los más cercanos.

Una vez el paciente consigue dejar la adicción seguirá un proceso de recuperación, para retomar el control de su vida y volver a ser productivo. En el caso de sufrir una recaída se debe acudir al especialista para reiniciar el tratamiento, modificarlo o probar con uno distinto.

Espero amable lector que este breve artículo te haya interesado y deseo de corazón que nunca te encuentres personalmente o entre las personas cercanas en una de estas circunstancias. Es un tema que detectado hay que tomarlo muy en serio y en su caso buscar ayuda especializada.

Albert Mesa Rey | Escritor