Los ciudadanos que no defienden su Patria | José Antonio Ruiz de la Hermosa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Descorazonador es la actitud de los borregos y las ovejas de esta Nación. Es increíble, que manejen, como manejan a voluntad los medios de comunicación y, que estos medios, que tanto presumen de haber luchado contra la dictadura, esa que tanto les había oprimido y censurado, actúen difundiendo sin límite lo que ordenan sus amos social-bolcheviques. Con la clara intencionalidad y sobretodo con la finalidad que se barrunta en el horizonte

En medio de una situación caótica, desde el punto de vista social o del económico, el pueblo español está sufriendo la enajenación, por no llamarlo robo, de sus bienes. La generación del mal llamado “Baby Boom” que ha trabajado de sol a sol, a veces mucho más que eso, que ha trabajado desde niños, conozco en primera persona a aquellos que desde la infancia han ayudado en casa, que cuando han sido jóvenes han entregado el dinero que ganaban en sus primeros trabajos a su familia, para el bien del común de la misma. Alusión clara a la unión familiar y social existente en el pasado de España o de cualquier sociedad estructurada.

Esta generación que se casaba joven y también joven accedía a la propiedad de una vivienda y los bienes de consumo que empezaron a llegar alrededor de 1970; es la generación que inventó la peor sentencia en forma de frase que nadie pueda imaginar: “Que nuestros hijos no tengan que pasar por lo que nosotros hemos pasado”. Pues bien, no pasaran por ello de hijos, pero si de adultos. Porque el ablandamiento, el estar entre algodones y el facilitar la vida de los jóvenes hasta límites insospechados, los ha convertido en auténticos blandengues. Nadie les ha enseñado a luchar, pero si a consumir y entonces obtener así la felicidad.

Recientemente se conocía el demoledor informe que la Embajada de Marruecos remitió a su Gobierno sobre la situación social en España. Informe que se ha filtrado de una manera harto elocuente, y que debiera generar las alarmas entre las fuerzas vivas que queden en este País. No vamos a descubrir ahora que todas las embajadas de todos los países del mundo y en todas sus localizaciones posibles existen, de hecho son una de las razones de su existencia. Pero ciertos informes depende de quien los haga, deben de ponernos en diferentes grados de alerta.

Como serpiente veraniega de un solo día, se dio prioridad a ciertos tweet en Internet, en los que se vanagloriaba la citada embajada de que las cerca de cien mil personas, la mayoría hombres jóvenes y en edad militar que obtenían todos los años la nacionalidad española, seguían manteniendo su fidelidad al Sultán y al Islam, algo por supuesto contrario a lo que cuando alguien obtiene la nacionalidad de otro país resulta incompatible. Pero no solo eso, que es lo que se dio a conocer mayoritariamente era lo importante, sino que era quizá más importante lo que enlaza con el principio de este articulo, que es sin duda las nueva generaciones de españoles y su sentimiento de nacionalidad y pertenencia a una sociedad como la de su propia Patria.

En el mismo se incluían apartados dedicados al separatismo e insurrección de las provincias vascas y catalanas, estas últimas con las consideraciones relativas a su expansión la Comunidad Valenciana o las Islas Baleares. Con la implicación que este separatismo con ínfulas de Independencia de las Mismas respecto al resto de España podría significar en la disolución de la misma. Siendo esta una de las principales problemáticas para la unión y defensa de un País.

Por otro lado, el mismo informe señala que con una absoluta falta de criterio, los españoles se dejan influenciar por meros motivos propagandísticos en sus convicciones ideológicas, que no son convicciones de hecho, sino que simples convencimientos de marketing debidamente arreglados según conveniencias de quienes controlan los medios de comunicación. Hace énfasis el informe en que actualmente y en un sistema de aristocracia, que no democracia, los españoles profesan casi incondicionalidad a quien precisamente más corrupción genera entre los posibles altos cargos políticos.

De los dos apartados anteriores llegamos a un tercero, en el que acertadamente el informe marroquí, incide en que es precisamente esa corrupción la que atrae a aquellos personas que de otra manera no podrían acceder a determinados puestos de relevancia social y económica hacia los partidos políticos, medrando en ellos por el viejo sistema de familias, apoyos, compras y chanchullos varios que facilitan el acceso a aquellos puestos representativos que facilitan el acopio de grandes sumas económicas en favor de los políticos o aquellas personas que de forma de testaferros están en su órbita.

Respecto a esto y en el apartado político de las disolución de la Nación en otras naciones más pequeñas, hace hincapié el informe en la estrecha relación existente entre banderías, corrupción económica y personalidades de cero capacidad política real, que son solo lo que son, por la generalizada corrupción existente y el apoyo que para mantenerla se dan de forma sub-vectricia, los que aparentemente son contrarios ideológicamente y socios en mantener el sistema..

Por supuesto que el informe contiene nombres concretos, lugares, fechas y cantidades, pero por desgracia el revelarlas nos llevaría a una cadena sin fin de problemas legales. Cosa muy diferente es la de comentar los términos finales del informe, que aunque era inicialmente secreto o por lo menos reservado, fue, creemos, filtrado de forma interesada, pues ya hay quien no se conforma con reírse a las espaldas de la Nación Española, sino que digamos “se ríe en su propia cara”.

Y que razón lleva ese informe de la embajada, pues en esta sociedad hedonista ha facilitado a las nuevas generaciones la ocultación de los principios éticos y el amor a lo propio, no a lo propio de cada uno, sino a lo propio de la Nación en la que vivimos. Ha desaparecido totalmente el sentido de familia y una vez desaparecido este, los demás se derrumban al no existir ese cimiento imprescindible. No podemos definir como incorrecta la acción extranjera, pues es obligación de toda Nación velar por los intereses propios, sino que es la de a quienes en este momento denuncian, la española, los integrantes de la misma quien debe defenderla. Pero es indiscutible que la cesión de principios y obligaciones fundamentales del individuo, en aras de una comodidad manifiesta quien destruye esa Nación.

La conclusión más importante del informe que citamos, no es que España esté en un periodo de decaimiento o autodestrucción, sino los motivos: Educación como personas responsables de las nuevas generaciones, eliminación de los intereses individuales de progreso en las nuevas generaciones, anulación de la necesidad de superación de las mismas y sobretodo entreguismo a los falsos valores de una sociedad que nos hará felices aunque no tengamos nada.

Todo ello se resume en lo que el informe refleja en su evaluación final a la pregunta más importante, por parte de las autoridades que lo han propiciado. Varias son las preguntas, pero les damos directamente las respuesta que resume todo: Apenas el diez por ciento de la población española estaría dispuesta a mantener un enfrentamiento armado para defender su suelo patrio…

Y con esta clarísima valoración de cuál es el ánimo de supervivencia como Nación, ahí lo dejo.

José Antonio Ruiz de la Hermosa | Escritor