Igualdad pretende incluir educación en sexualidad en “todas las etapas de la vida”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El objetivo es garantizar la educación sexual integral con enfoque de género y en todas las etapas de la vida, así como promover y garantizar el aborto y a su libre decisión.

Con motivo de la modificación de la ley del aborto que prepara el Ministerio de Igualdad, dirigido por Irene Montero, ha sacado una consulta pública previa a la elaboración de un proyecto normativo consistente en la “modificación de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo” o más conocida como ley del aborto.

Según el texto publicado, entre los argumentos que proponen hablan de que “resulta necesario, reformar la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, con el propósito de garantizar la efectividad de los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres, sea cual sea su situación administrativa o provincia de residencia, y consolidar la concepción de la salud sexual y reproductiva como una serie de derechos humanos que han de garantizarse durante las distintas etapas de la vida, desde un enfoque de derechos humanos, de género e interseccional”.

Para llevar a cabo esta acción, Irene Montero pretende “garantizar la educación sexual integral con enfoque de género y en todas las etapas de la vida. En coherencia con las prioridades definidas en el Plan Operativo de la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, se sitúa como necesidad fundamental la inclusión de la educación en sexualidad en el currículum a lo largo de todas las etapas de la vida, apostando por la elaboración de criterios de calidad para la formación en salud sexual, contenidos y metodologías educativas recomendables”.

Además, también buscan que “la educación sexual integral, a través de la educación formal, pero también a través de otros mecanismos que en la actualidad desempeñan un rol preferente en la socialización de las personas en general, y la adolescencia y la juventud en particular, tales como los medios de comunicación, redes sociales, tejido asociativo y otros espacios de educación no formal, ha de ser objeto central en la modificación de la norma”, afirma el texto difundido por el ministerio de Igualdad.

Los objetivos que pretenden conseguir con esta reforma son:

-Promover y garantizar la igualdad plena, real y efectiva de las mujeres en el acceso a la salud sexual y reproductivaeufemismo del aborto«) y a la libre decisión sobre el aborto.
– Garantizar la educación sexual integral con enfoque de género y en todas las etapas de la vida, así como el acceso a la anticoncepción.
– Reforzar la protección de las menores y mujeres con capacidad modificada judicialmente en el aborto.
– Garantizar la equidad territorial, la accesibilidad, así como la eliminación de la estigmatización y el acoso, el conocimiento informado de las técnicas existentes para el aborto y de los distintos protocolos y circuitos que existen en las Comunidades Autónomas para acceder a esta prestación.
– Promover la formación de las y los profesionales sanitarios, potenciar la investigación y los estudios, así como el fomento de buenas prácticas que, desde la diversidad y el enfoque feminista, promocionen los buenos tratos, las relaciones respetuosas e igualitarias.
– Impulsar instrumentos que garanticen la concreción de la Estrategia de Atención al Parto Normal (2007) en protocolos asistenciales, desde un enfoque de género, que promueva la autonomía de
las mujeres y el parto respetuoso.

(Con información de Infovaticana)