Otro ataque más a los providas: El PSOE castigará con cárcel los rezos ante las clínicas abortistas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La reforma del Código Penal impulsada por los socialistas ha salvado el único escollo que tenía en el Congreso que castigará con cárcel para los rezos y vigilias ante las clínicas abortistas en España

El gobierno social-comunista ha salvado el último escollo para introducir un nuevo tipo en el Código Penal con el que castigar con penas de cárcel de entre tres meses y un año a quienes se concentren pacíficamente delante de las clínicas abortistas. Los socialistas hablan de «acoso», «hostigamiento» asó como de «desalmados» a los providas.

Pedro Sánchez pretende utilizar su mayoría Frankenstein para introducir un nuevo tipo en el Código Penal con el que castigar con penas de cárcel de entre tres meses y un año a quienes se concentren pacíficamente delante de las clínicas abortistas para rezar. Esta reforma del Código Penal atenta contra los derechos fundamentales de reunión, expresión y libertad ideológica de los voluntarios que acuden a las inmediaciones de las clínicas a dar información a las mujeres y a rezar por ellas.
Atajo

El PSOE usa un atajo para aprobar la pena de cárcel contra los provida sin debate y exprés. La historia se repite. El PSOE está utilizando un atajo para aprobar cuanto antes la reforma del Código Penal que castigará con penas de cárcel de entre tres meses y un año las concentraciones a las puertas de las clínicas abortistas; o, en su lugar, trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 80 días. Idéntico atajo, curiosamente, al que utilizó para sacar adelante la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, aprobada definitivamente el pasado marzo, en pleno estado de alarma.

En efecto, en vez de presentar esta modificación como un proyecto de ley orgánica del Gobierno, lo que obligaría al Ejecutivo a pedir informes a los órganos consultivos -como el Consejo de Estado-, ha sido el grupo parlamentario socialista el que ha presentado una proposición de ley orgánica que «saldrá adelante. Se ponga delante quien se ponga», profetizó este jueves durante el pleno del Congreso la diputada socialista Laura Verja. Y va camino de ello.

Reforma aprobado en cuestión de meses
Desde el grupo parlamentario socialista estiman que la reforma podría estar publicada en el BOE en cuestión de meses, una vez que este jueves el pleno del Congreso tumbó las enmiendas a la totalidad presentadas por el PP y Vox. La mayoría absoluta de 176 diputados la tienen más que asegurada con los votos de la coalición gubernamental y sus socios habituales. Incluido el PNV, pese a sus raíces cristianas. Así que será un paseo.
A finales de septiembre los socialistas dieron el primer paso al ser aprobada en la Cámara Baja la toma en consideración de la proposición de ley orgánica. La semana pasada los partidos de izquierdas, nacionalistas e independentistas han dado el segundo al unir fuerzas para tumbar las enmiendas en contra presentadas por las bancadas del PP y Vox.

Para el PSOE son los voluntarios que rezan son unos «desalmados»

La socialista Verja ha llegado a llamar «desalmados» a quienes rezan junto a una clínica abortista. «Son acosadores que tienen intención de coaccionar. Intentan engañar a las mujeres con información falsa, organizan comunidades de rezo para hacer sentir mal a las mujeres y las enseñan fotos de fetos», ha relatado. «¿Quiénes se creen que son estos desalmados?
 
La reforma del Código Penal
Lo que el PSOE propone, y tiene la mayoría para sacarlo adelante, es añadir al artículo 172 del Código Penal en el castiga con penas de cárcel de tres meses a un año o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 80 días al que «hostigue o coarte la libertad de una mujer que pretenda ejercer su derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, promoviendo, favoreciendo, o participando en concentraciones en las proximidades de lugares habilitados para interrumpir embarazos, causando un menoscabo en la libertad o intimidad de esta». En concreto dice lo siguiente:
​1. El que hostigue o coarte la libertad de una mujer que pretenda ejercer su derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, promoviendo, favoreciendo, o participando en concentraciones en las proximidades de lugares habilitados para interrumpir embarazos, causando un menoscabo en la libertad o intimidad de esta, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días.
2. Atendidas la gravedad, las circunstancias personales del autor y las concurrentes en la realización del hecho, el tribunal podrá imponer, además, la prohibición de acudir a determinados lugares por tiempo de seis meses a tres años.
3. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.