Bruselas incluye a la energía nuclear como energía verde

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

De acuerdo con la agenda 2030, que acelerará la eliminación de fuentes  como el carbón, la Comisión Europea respalda la apuesta de Francia por la energía nuclear a pesar de la oposición de Alemania . Y mientras, en España seguimos cerrando centrales nucleares

Aprobación en Enero
Bruselas pretende aprobar el acto delegado este mes de enero tras consultar con los gobiernos europeos y los expertos, pero para que entre en vigor, la propuesta tendrá que recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE.
No es ningún secreto que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, es de la opinión que tanto el gas como la energía nuclear «tienen un papel en la transición energética» y de hecho lo que se ha desvelado de esta propuesta de decisión es que se considerarán parte del catálogo de las energías verdes a las centrales nucleares que hayan recibido el permiso de construcción antes de 2045 o las de gas que se construyan antes de 2035, siempre que utilicen combustible re fuentes renovables o que posean una tecnología de bajas emisiones.

En su propuesta, la Comisión propuso que reciban la etiqueta verde las inversiones en las centrales nucleares se reciban el permiso de construcción antes de 2045 y que también se considere sostenible al gas natural siempre que provenga de energías renovables o tenga bajas emisiones en 2035.

División en los países
Los Estados miembros está divididos sobre el papel que deben tener estas dos fuentes de energía en la transición hacia la neutralidad climática que Bruselas quiere alcanzar en 2050.
Francia lidera el grupo de países que quieren que la energía nuclear se considere sostenible, mientras que Alemania se opone a ello, aunque Berlín sí es favorable a que las inversiones en gas natural reciban la etiqueta verde durante la transición.
España, sin embargo, se opone a que las inversiones en cualquiera de las dos fuentes en liza sean calificadas como inversiones sostenibles.
Decisión ejecutiva
Los expertos de los países miembros tendrán hasta el día 12 para aportar sus contribuciones y después la Comisión tomará su decisión antes del final de este mes de enero. El Parlamento Europeo y el Consejo (los países) tendrán cuatro meses para decidir si se oponen, pero no podrán cambiar el contenido de la decisión. Aunque las posiciones son muy diferentes entre los países, existen pocas posibilidades de que se forme una mayoría cualificada reforzada inversa que necesita al menos el 72 por ciento de los países (es decir, al menos 20) y que representen al menos el 65 por ciento de la población. El Parlamento se puede oponer por mayoría simple.