La advertencia de policías y guardias civiles: «El futuro de España puede ser la Barcelona de Colau»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Destapan todos los riesgos de la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que plantean el PSOE y sus socios: «Es una hoja en blanco a los antisistema»

Tras la multitudinaria manifestación celebrada el pasado 27 de noviembre, policías y guardias civiles van a seguir adelante con su particular lucha contra la nueva Ley de Seguridad Ciudadana. Las asociaciones mayoritarias de ambos cuerpos insisten en que la reforma promovida por el Gobierno no es más que un auténtico «despropósito» y advierten de que sólo servirá para prender fuego a la calle.

Hoja en blanco para los antisistemas

«Es una hoja en blanco a los antisistema -denuncia el portavoz de Jucil, Agustín Leal-. Esto no se ha visto en ningún país serio y democrático de la Unión Europea. Por eso decimos que están entregando la seguridad de los españoles a cambio de cuotas de poder. Así de duro».

Sin presunción de veracidad

De todas las «aberraciones» que el portavoz de Jucil pone sobre la mesa, la que más duele a los agentes es probablemente la de arrebatarles su presunción de veracidad. «Van a dejar la palabra de un policía y un guardia civil a la altura de la de un delincuente», lamenta. A su juicio, no hay razones para ello, ya que, afortunadamente, España cuenta con suficientes garantías procesales: «El atestado lo tiene que ver y ratificar un juez y, si nosotros nos equivocamos, ya sea sin querer o de mala fe, te puedo asegurar que nos va a castigar».

Manifestaciones sin previo aviso

Sin embargo, más allá de lo estrictamente personal, son muchos los apartados de la reforma que, según denuncian, podrían comprometer la seguridad de todos los españoles. Para empezar, el hecho de que se permitan manifestaciones sin previa comunicación. «Hemos advertido por activa y por pasiva de que no sólo va a poner en riesgo la integridad física de nuestros compañeros, sino del resto de la ciudadanía«, insiste el portavoz de Jupol.

«Si se torna en violenta -apostilla su compañero de Jucil-, no va a haber medios antidisturbios que puedan impedir que saqueen comercios, que prendan fuego a la calle o que destrocen mobiliario urbano como ha ocurrido recientemente en Cataluña». Y eso por no hablar de cosas más graves. «Hemos visto agentes que se han tenido que jubilar porque en los disturbios de hace unos años les tiraron adoquines, baldosas y hasta bombonas desde las azoteas. Tú no puedes convocar una manifestación sin comunicarla previamente», se reafirma Agustín Leal.

La difusión de imágenes

La lista parece interminable, pero si hay otro punto de la reforma que les cabrea tanto o más, es el relativo a la difusión de las imágenes de los agentes. «No estamos hablando de las que graba la prensa porque, gracias a Dios, todavía hay libertad de información -explica el portavoz de Jucil-. Estamos hablando de las imágenes que difunden y hacen virales para que luego los agentes y sus familias sean acosados en su vida privada».

Desgraciadamente, Agustín Leal no habla por hablar, sino que son muchos los casos que conoce. «Te puedo contar el de un compañero de La Línea de la Concepción que tuvo una intervención por narcotráfico, le sacaron una foto, la divulgaron en redes sociales y le empezaron a acosar a él, a su mujer y a sus hijos, hasta el punto de que los ha tenido que cambiar de colegio y toda la familia ha tenido que cambiar de casa. Y eso mismo ocurre en Cataluña y en muchas partes del territorio nacional», advierte.

El futuro de España puede ser la Barcelona de Colau

Los puntos controvertidos son, en definitiva, muchos y muy diversos. Por eso, los agentes no entienden cómo se puede tolerar. El verdadero rehén de toda esa gentuza va a ser el pueblo español

En este sentido, Agustín Leal nos pide una vez más que pensemos en lo que está ocurriendo en Barcelona: «Están perdiendo muchísimo dinero, porque mandan un mensaje de ciudad insegura: comercios arrasados, calles incendiadas, mobiliario urbano destrozado… Eso sale en las noticias. Y no solo en España, sino en toda Europa. Por eso, lo que queremos que la gente vea es que, en caso de aprobarse esto, el futuro es la Barcelona de Colau, con todo lo que está ocurriendo allí y con todas las carencias que han provocado en materia de seguridad».

De ahí el contundente mensaje que envían a la población: «Si estas enmiendas salen adelante, los más perjudicados en primera instancia vamos a ser los hombres y mujeres de uniforme y nuestras familias, porque nos están desarmando frente a los violentos, pero el verdadero rehén de toda esa gentuza va a ser el pueblo español».

(Con información de Libertad Digital)