La masonería influyó en la independencia de América | María Saavedra

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

«La independencia de América iba a llegar. Es verdad también que esas independencias que podrían haber tenido lugar de una manera menos traumática, al final tienen un fuerte componente de guerra civil porque en América, unos querían romper con España, pero muchos otros no. Pero es verdad que aquí también hay una carga subyacente de ideología de las sociedades secretas que funcionan en España, muchas de ellas potenciadas por Inglaterra, y que además,  desde el punto de vista comercial la América española es muy apetecible. Y el monopolio lo tenía España. Entonces, esas sociedades secretas que funcionan en Cádiz y que van a tener su réplica en América, son impulsadas desde Gran Bretaña» ha afirmada la Doctora en Historia de América y escritora María Saavedra en una entrevista en el canal de You Tube Alto y Claro Tv que abordó el tema de la Hispanidad, la leyenda negra y cómo las sociedades secretas tuvieron influencia en la independencia de América.

Además María Saavedra ha señalado:

  • Si nos aferramos simplemente a la historia de lo que fue la América española, el término más correcto es “Hispanoamérica”, porque es, precisamente, la América que habla en español. Si incluimos a Brasil, entonces nos tenemos que referir a “Iberoamérica”, puesto que son los territorios que pertenecieron a los dos grandes reinos de la Península Ibérica. Luego se inventó el término de «América Latina» o de «Latinoamérica». Y se hizo precisamente para que hasta en el nombre no apareciera España. O sea, claramente es un acto de propaganda, de “no queremos tener o mantener esa  herencia, esa presencia de la herencia española y utilizamos el término Latinoamérica”. En su origen el término Latinoamérica es poco falsedad y es propagandístico.
  • Tenemos que hablar de “Descubrimiento de América” porque hay alguien que sale a descubrir algo. Y ese alguien son los castellanos.  Y por otro lado, América no existía como América. Había muchos pueblos que poblaban el solar de lo que hoy llamamos América, pero no hay un autoconocimiento del conjunto de América. La identidad de conjunto la va a dar España para la parte de mayor superficie. Pero realmente sí que hubo un descubrimiento.
  • La América española no se entiende sin el cristianismo, de la misma manera que España no se entiende sin el cristianismo, y en concreto sin el catolicismo. Cuando los Reyes Católicos configuran el Estado moderno tienen muy claro que hay que construirlo sobre una serie de pilares. Y uno de ellos es el catolicismo. Entonces, ese catolicismo es lo que permea todas las actividades culturales, políticas, jurídicas, etc., de la monarquía hispánica. Y lógicamente, eso es lo que se va a trasladar a América, puesto que América se incorpora a España a través de Castilla como un reino más. Entonces, incluso,  es quizá más visible a día de hoy, puesto que dos tercios de la Iglesia católica están en América, en la América española.
  • Sobre la actividad de los españoles en América, la Reina Católica asume –porque así se lo pide el Papa Alejandro VI- la responsabilidad y la misión de poner en marcha un proceso de evangelización. Desde el primer momento Isabel la Católica lo que dice es que, si esos pueblos, los pueblos que habitan en el Nuevo Mundo van a poder ser bautizados, si van a ser evangelizados, necesariamente tienen que ser bautizados. Y lo que estaba muy claro es que a un bautizado no se le puede esclavizar, por lo cual, todos los habitantes de Las Indias tienen que ser incorporados como súbditos libres de la Corona de Castilla. Esa es la realidad jurídica, política.
  • La palabra “expolio” hay que erradicarla del concepto de historia de América. ¿Se hace uso de los recursos que están en América? Sí. ¿Eso quiere decir que hay un expolio? No. No hubo expolio. Los territorios americanos se incorporan como reinos a la monarquía hispánica, y por lo tanto los recursos van a girar, digamos, en un reparto de recursos entre todos los territorios de la monarquía. Y podemos pensar, y es cierto, que vino mucho oro y mucha plata de América. Pero también tenemos que pensar en qué aportó España a América. Y si empezamos a pensar en las casi treinta universidades que hay en América cuando se independizó, en los centenares de hospitales, de escuelas, de catedrales, de ciudades construidas según los parámetros del Renacimiento,  entonces, ese flujo de recursos se entiende mejor.
  • Y el “genocidio” con mayor motivo. El genocidio es, según los términos del diccionario de la Academia Española, «la voluntad de exterminar a un pueblo por motivos étnicos, religiosos o políticos». ¡Y eso no lo hay en ningún momento en España! Por tanto genocidio, no. Genocidio, no. Y además, primero, no hay ninguna voluntad de exterminio. Lo que hay es voluntad de evangelizar. Entonces, no vamos a matar a los habitantes de un territorio a los que hemos asumido la responsabilidad de evangelizar
  • Hay una Leyenda Negra en torno a la historia de España. Pero obedece a algo que ya se había ido construyendo prácticamente desde el principio de la conquista de América. Y es que claro, América, el Nuevo Mundo, las Indias son muy apetitosos para el resto de Europa. Lo que ha descubierto Colón no es una ruta hacia Asia sino que es un nuevo mundo. Entonces, empiezan a mirar hacia las Indias todos los medios los enemigos de España, y crean una propaganda contra España. Y la base de esa propaganda es «qué mal lo está haciendo España en América.
  • Entonces hay una serie de grabadores holandeses que difunden unas imágenes terroríficas de España en América, muchas veces acompañada de los textos de un personaje que es Bartolomé de las Casas, que no tiene credibilidad en cuanto a las cifras. Bartolomé de las Casas para que  sus argumentos que tengan más peso, los pone por escrito con unas cifras que son imposibles. Pero al final esos textos son utilizados en Europa para deformar la presencia española en América.

Por su interés reproducimos en su integridad la entrevista del canal Alto y Claro TV a la escritora María Saavedra: