Xi le advierte a Biden que Taiwán es una línea roja para China

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El presidente de EE UU y su homólogo chino hablan, entre otras cosas, de Taiwan, derechos humanos y de cómo evitar una nueva Guerra Fría en un encuentro virtual de tres horas

Xi Jinping advierte a Joe Biden de que «nadie podrá parar» a China

Evitar el conflicto, “crear salvaguardias comunes para evitar juicios y malentendidos” y definir los términos de la competencia entre sus dos países . Estos fueron los retos de la reunión, por videoconferencia, que tuvo lugar entre el presidente estadounidense Joe Biden y su homólogo chino Xi Jinping.

El gobierno de Biden alberga múltiples preocupaciones sobre China, que van desde la prolongada frustración con las prácticas económicas del país asiático. Por otro lado Estados Unidos se ha mostrado muy alarmado por la situación en torno a Taiwán, con el aumento de los aviones de guerra chinos en la zona de identificación de defensa aérea de la isla.

Taiwan no es negociable para China

Respecto a Taiwán, isla sobre la que China reclama su soberanía, Xi ha defendido que Pekín se verá obligado a «tomar medidas decididas si las fuerzas secesionistas taiwanesas cruzan líneas rojas«, en referencia a una posible declaración de independencia desde Taipéi.

«Tenemos la paciencia y la voluntad de lograr una reunificación pacífica. Pero si los secesionistas taiwaneses siguen provocando o cruzan líneas rojas, tendremos que tomar medidas decididas», ha enfatizado Xi.

“La cuestión de Taiwán concierne a la soberanía y la integridad territorial de China, así como a sus intereses fundamentales “, aseguró  el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian. “Es el asunto más importante y sensible en las relaciones entre Pekín y Washington”.

“Pekin está dispuesto a dialogar sobre cuestiones de derechos humanos sobre la base del respeto mutuo, pero no está a favor de utilizar el mencionado derecho para interferir en los asuntos internos de otros países”, aseguró el martes el presidente chino. Este defendió que el pueblo puede juzgar si una nación es democrática o no, y que lo que es antidemocrático en sí mismo es excluir a otras sólo por sus diferentes formas de alcanzar la democracia.