Un hombre de origen libio asesina a tres personas en Reino Unido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Al menos tres personas murieron apuñalas sobre las siete de la tarde de ayer en Forbury Gardens, un parque público en el centro de la ciudad inglesa de Reading (Berkshire), mientras que otro número no determinado por las autoridades resultaron heridas, y al menos dos de ellas fueron trasladadas al hospital Royal Berkshire. Una portavoz del centro sanitario detalló que ambas ingresaron «en estado crítico». Fuentes policiales confirmaron a medios locales que el incidente está siendo investigado como un «ataque terrorista» y que un hombre de origen libio fue detenido por un solo agente poco después de intentar huir del lugar de los hechos. Un testigo dijo al «Sunday Mirror» que «un hombre con un cuchillo comenzó a atacar al azar» y que «el ataque se detuvo cuando un agente solitario corrió a la escena del crimen, vio al atacante huir con un cuchillo y lo derribó en el suelo».

La policía de Thames Valley señaló que «los agentes, junto con otros servicios de emergencia, fueron llamados a Forbury Gardens, Reading, sobre las 7 de la tarde por un ataque con arma blanca» y el texto agrega que «los oficiales arrestaron a un hombre que ahora se encuentra bajo custodia policial». Un portavoz aseguró que «varias personas sufrieron heridas y fueron trasladadas al hospital» y se estableció «un cordón policial mientras los agentes investigan lo sucedido» por lo que «estamos pidiendo al público que evite el área en este momento».

Marcha antirracista

Fuentes policiales confirmaron que horas antes se había celebrado en la zona una marcha antirracista de forma «totalmente pacífica», y según se lee en el comunicado, «no hay indicios de que este incidente esté relacionado con la protesta del Black Lives Matter». En la misma línea se expresó Nieema Hassan, una de las organizadoras de la manifestación, quien declaró a la BBC que todos los asistentes se encontraban «a salvo» ya que «todos nos habíamos marchado» cuando se produjo el ataque. Las autoridades acordonaron la zona y varias fotografías mostraban anoche como policías fuertemente armados custodiaban alrededor de la medianoche un bloque de pisos en la calle Basingstoke Road.

Lawrence Wort, un entrenador de 20 años y testigo de los hechos, según «The Telegraph», explicó que el ataque se produjo «completamente al azar» y sin ningún tipo de «provocación previa». «El parque estaba bastante lleno, había mucha gente sentada bebiendo con sus amigos, cuando una persona entró de repente gritando muy fuerte palabras ininteligibles» y se acercó a «un grupo de unas diez personas». «Apuñaló a tres de ellas salvajemente en el cuello y bajo los brazos, luego se volvió y comenzó a correr hacia nosotros, y entonces comenzamos a correr», añadió el joven, quien aclaró que cuando el atacante «se dio cuenta de que no podía alcanzarnos, intentó de apuñalar a otro grupo, se acercó y apuñaló a una persona en la nuca y luego, cuando se dio cuenta de que todos en el parque comenzaban a correr, salió corriendo». Otro testigo confirmó esta versión a la BBC, diciendo que «un hombre» irrumpió en el parque sobre las siete de la tarde y apuñaló de forma aleatoria a algunas personas que estaban sentadas juntas, antes de escapar corriendo.

Varios usuarios de la red social Twitter publicaron vídeos en los que se ve a los paramédicos haciendo maniobras de reanimación a varias personas que yacen ensangrentadas sobre el césped en el lugar de los hechos, pero las autoridades condenaron las publicaciones y pidieron a la gente que no haga públicas imágenes de lo sucedido ni que den pie a la especulación.

Las imágenes

La ministra del Interior, Priti Patel, dijo estar «profundamente preocupada» por el suceso, y el primer ministro Boris Johnson publicó un post en Twitter en el que señala: «Mis pensamientos están con todos los afectados por el terrible incidente en Reading» y da su «agradecimiento a los servicios de emergencia». También el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, pidió a los testigos no compartir imágenes del incidente, que calificó como «muy preocupante», y de la misma forma se expresó también en las redes sociales el secretario de Estado de Justicia e Interior, Kit Malthouse, quien además dio sus «más sinceras condolencias» a todos los afectados por este «horrible y terrible incidente».

Este nuevo ataque con arma blanca se produce en un momento en el que Reino Unido celebraba una importante disminución de la delincuencia en las calles, por causa del confinamiento al que fue sometida la población para evitar la propagación del coronavirus, y cuando por fin las dramáticas cifras de la ola de apuñalamientos que han ido en aumento en los últimos años empezaba a disminuir.

Aunque las autoridades están investigando lo sucedido como un ataque terrorista, ninguna organización islamista lo ha reivindicado. El último atentado terrorista en la nación se produjo el pasado 2 de febrero, cuando agentes de la Policía londinense mataron a tiros a un terrorista después de que este apuñalara a dos personas, un hombre y una mujer, en una concurrida calle comercial de la zona de Streatham, al sur de Londres.

También el 29 de noviembre del año pasado dos personas fueron asesinadas a puñaladas por Usman Khan, de 28 años, durante un evento de rehabilitación de presidiarios y posteriormente fue abatido en el puente de Londres; y el autor de los atentados del Mánchester Arena al final de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en el 2017, y en el que murieron asesinadas 22 personas por una explosión suicida, también era de origen libio como el detenido ayer.

(ABC)