La GC denuncia a 8 personas en la cacerolada ante el casoplón de Iglesias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ocho personas han sido denunciadas este sábado en Galapagar por acudir a un acto de protesta celebrado junto a la casa del vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias y de la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Un amplio dispositivo formado por la Guardia Civil protegía el casoplón de más de 600.000 euros en el que vive la pareja. De hecho, el perímetro ha sido ampliado para que los asistentes no pudiesen acercarse a menos de cincuenta metros de la propiedad.

A pesar de que en ningún momento los manifestantes han presentado actitudes agresivas u ofensivas, los agentes de la Guardia Civil han identificado y denunciado, al menos, a ocho personas.

Lo cierto es que se trataba de una protesta no autorizada por la Delegación del Gobierno por lo que, al ser más de veinte personas, se ha procedido a las identificaciones de algunos de los asistentes.

El fuerte dispositivo ha hecho que muchas de las personas que habían acudido se fuesen para evitar ser uno de los apercibidos.

En el papel que ha sido entregado por parte de los agentes a los denunciados puede leerse como motivación de la denuncia lo siguiente: “La celebración de reuniones en lugares de tránsito público o manifestaciones incumpliendo lo preceptuado en los artículos (…) cuya responsabilidad corresponde a organizadores o promotores”.

Denuncia a uno de los asistentes

OKDIARIO ha hablado con algunos de ellos que no han dudado en posar juntos en una foto con la denuncia.

«El Gobierno da orden para que nos multen», asegura uno de ellos en referencia al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. «Nos han denunciado por estar. En España ahora te denuncia sólo por eso», ha asegurado otra de las presentes.

Todos coinciden en que, a pesar de lo ocurrido, volverán a acudir y no entienden las medidas de seguridad.

Dispositivo ampliado

Decenas de personas se han concentrado esta mañana lo más cerca que se les ha permitido de la vivienda de los miembros del Gobierno. Pero hoy la protesta se ha encontrado con un dispositivo de seguridad aún mayor del habitual.

Los agentes que protegen los accesos al casoplón se han empleado a fondo para evitar ‘molestias’ a la pareja formada por el vicepresidente segundo y la ministra de Igualdad. Y hasta han incautado paelleras a los manifestantes para que la cacerolada no fuese demasiado estruendosa.

La seguridad en torno al casoplón se ha reforzado después de que el pasado martes un grupo de manifestantes consiguiera burlar el blindaje ordenado por Marlaska y reproducir con altavoces de gran potencia el ‘Viva España’ de Manolo Escobar desde un cerro cercano a la finca.

(Raquel Tejero. Ok Diario)