La Proposición de Ley sobre «libertad de expresión», registrada por Podemos y respaldada por el PSOE, pretende dejar impunes los actos de enaltecimiento del terrorismo. Una medida que se propone después de que, con Pedro Sánchez en el Gobierno, éstos hayan aumentado más de un 150% con respecto al Ejecutivo de Mariano Rajoy. En concreto, en 2017 -último año completo con un Ejecutivo del Partido Popular-se contabilizaron 76 actos de culto a los etarras. En 2020, se documentaron hasta 193, según consta en el Observatorio de la Radicalización del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite). Con respecto a 2019, han aumentado un 57%.

Fue además el año pasado cuando Sánchez reforzó a Bildu como interlocutor legitimado en las negociaciones con el Ejecutivo. Fruto de esa colaboración, la formación proetarra apoyó los Presupuestos Generales del Estado, vitales para mantener al socialista en La Moncloa. En los últimos meses, asimismo, el acercamiento de etarras -muchos con delitos de sangre- ha crecido de manera exponencial. En concreto, Sánchez ha autorizado ya el traslado de 142 terroristas, 60 de ellos con un historial sanguinario.

La iniciativa presentada por Podemos propone suprimir el artículo 578 del Código Penal, por considerarlo de «difícil encaje en un sistema democrático». El partido de Pablo Iglesias considera que «en un contexto en el que ni ETA ni GRAPO ni su entorno están ya activos, este delito no tiene ningún sentido salvo para reprimir la libertad de expresión» y destaca que ya existen otras figuras jurídicas, como la apología del terrorismo.

Omisión deliberada

La proposición elude intencionadamente actos de enaltecimiento de ETA como los homenajes, habituales en las calles del País Vasco o de Navarra cada vez que un etarra sale de la cárcel. Sí se critica en la iniciativa que «tuiteros, cineastas y raperos están siendo enjuiciados por sus mensajes en la red, sus largometrajes y las letras de sus canciones. Sin embargo, pese a la dureza de sus expresiones se ha puesto de manifiesto que no existe ningún peligro de comisión de delitos terroristas».

«El legislador no definió taxativamente este tipo penal y los jueces van dictando sus sentencias condenatorias sin orden ni concierto, sin unidad de criterio», prosiguen los podemitas. Añaden que «esta situación crea una indeseable inseguridad jurídica que impide que la ciudadanía conozca con meridiana claridad qué está prohibido hacer, decir o cantar». «Sabemos del riesgo que todo esto produce en la democracia, por cuanto se percibe el efecto de desaliento que están creando todos estos procedimientos penales, de tal forma que estamos inmersos en una atmósfera de autocensura impropia de un sistema democrático y plural», prosigue la iniciativa de Podemos.

La proposición ha provocado el rechazo de las asociaciones de víctimas. Desde Covite se destaca que la propuesta de Podemos «obvia deliberadamente el hecho de que en Euskadi y Navarra se homenajea a los miembros de ETA cuando salen de prisión o cuando son los aniversarios de su muerte, al centrarse exclusivamente en criticar las condenas que se han producido a raíz de expresiones de apoyo al terrorismo en redes sociales o manifestadas por cantantes u otros artistas».

Desde la asociación han avisado de que continuarán exigiendo al aplicación del artículo 578 «mientras se sigan produciendo homenajes públicos a terroristas de ETA en las mismas calles» en las que la banda asesinó a sus familiares. 

Además, Covite ha criticado que Podemos utilice el argumento de que «ni ETA, ni GRAPO ni su entorno están ya activos» para reclamar la eliminación del artículo 578 del Código Penal. En su opinión, es falso este argumento puesto que «quedan decenas de terroristas por detener, no se ha llevado a cabo la operación policial de disolución de ETA, y su entorno social y político siguen hoy igual de activos en la legitimación del terrorismo etarra que cuando ETA mataba».

Aviso de la UE

El PSOE ha negado «descoordinación» entre los partidos socios del Gobierno y ha restado importancia al hecho de que las formaciones no hayan presentado la iniciativa de forma conjunta. «Pensamos lo mismo», concluyó el secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, indicando que coinciden en que hay que «reforzar la libertad de expresión».

Cabe recordar que, recientemente, la Unión Europea advirtió al Gobierno de que debía actuar contra los homenajes de ETA. En dos enmiendas, presentadas por el PP, se recogía la petición a las autoridades para que pongan «coto a los homenajes a etarras y al daño moral que estos actos infringen a las víctimas».

«El Parlamento Europeo pide que «las instituciones pertinentes», ya sea a nivel local, autonómico o estatal, «proporcionen las salvaguardias necesarias para evitar que se produzca una victimización posterior derivada de humillaciones y ataques a la imagen de las víctimas por parte de sectores sociales relacionados con el agresor», se recogía en la iniciativa.

(Luz Sela. OK Diario)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *