La Asamblea por la Vida y la Dignidad, liderada entre otros por Mayor Oreja, alerta de futuras movilizaciones en la calle y recursos ante el Constitucional si sale adelante.

La Asamblea por la Vida, la Dignidad y la Libertad, constituida el pasado mes de enero por casi un centenar y medio de organizaciones cívicas, ha presentado ya su primera actuación para tratar de frenar la Ley sobre la Regulación de la Eutanasia en España, que se tramitará en los próximos días en el Senado.

Busca evitar que esta nueva reglamentación obtenga luz verde en la Cámara Alta. Así, ha enviado un manifiesto a todos los senadores. Reclama su voto en conciencia, que tengan en cuenta las limitaciones y errores de esa ley y que no la avalen con su visto bueno. Les recuerda a los senadores que no tienen el voto bloqueado y apela a su conciencia.

«No se deben a ningún otro mandato imperativo que no sea el de su propia conciencia, apunta el manifiesto. El escrito evidencia apunta a dos hechos y reclama a los senadores que no los pasen por alto. Consideran que es un «escándalo y una irresponsabilidad» legislar «sobre la muerte», «cuando durante este año de pandemia han fallecido más de 80.000 personas en España, sobre todo mayores de 65 años». «Se deberían estar más preocupado en legislar para mejorar la prevención, el control y las prestaciones sanitarias», apunta el escrito enviado a todos los senadores.

El segundo hecho relevante sobre el que alerta el manifiesto es que «el Congreso de los Diputados se ha negado a introducir en la elaboración de la ley toda referencia, toda condicionalidad de la eutanasia, a la disponibilidad de unos servicios de cuidados paliativos al alcance de toda la población, lo que exige multiplicar por tres veces y media sus actuales y subdesarrollados servicios».

Además, añade, que «tal como está planteada la eutanasia; ni es un derecho ni es signo de libertad, porque no existe tal cualidad cuando la opción es sufrir o que el médico te mate. Ningún jurado, ningún juez admitiría que esta es una opción libre». Los autores entienden que esta ley «liquidaría la relación de confianza entre médico y enfermo, que parte del principio que siempre intentará salvar y proteger del sufrimiento a toda vida en toda circunstancia».

Por estas razones, la Asamblea por la Vida, la Dignidad y la Libertad pide a los senadores que rechacen la ley: «Estáis ante una ley injusta porque el Estado no puede autorizar a nadie a matar. Debe aportar todos los medios posibles para curar, aliviar o cuidar a los pacientes ante situaciones de dolor o sufrimiento insoportable».

Advierten que la Ley de la Eutanasia también supone una amenaza grave para la profesión sanitaria y para el sistema sanitario, como lo constata el Código deontológico de la profesión médica y la Organización Médica Mundial. Entienden que los senadores no pueden pasar por alto las graves objeciones y advertencias unánimes del Comité de Bioética de España, del Consejo General de Médicos de España, o de la Sociedad Española de Psiquiatría.

«No podéis votar a favor de una ley contra el consenso mundial, lo establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos en sus artículos 3 y 30, y la deontología médica», añade el texto.

La plataforma advierte de que recurrirá con todos los medios a su alcance la aprobación de esta ley, incluido un recurso de inconstitucionalidad a través del Defensor del Pueblo o iniciativas legislativas populares. Se muestran también dispuestas a realizar convocatorias de protesta en las calles.

GOBIERNO DE «FRENTE POPULAR»

Esta plataforma arrancó hace apenas un mes con un fin claro: «Frenar al Gobierno de España, constituido como Frente Popular, que está ejecutando desde hace meses un proyecto que pretende la destrucción de un orden social fundamentado en principios y valores cristianos, asentados en la dignidad de la persona humana. Este proyecto gubernamental se enmarca dentro de un proceso que busca la consolidación de otro orden social basado en el vacío del relativismo extremo y en la revancha».

Esta una plataforma cívica, compuesta por más de un centenar de asociaciones, pretende convertirse en un dique de contención social ante lo que consideran que es un intento por parte del Gobierno de ruptura del actual sistema de convivencia.

Son organizaciones «defensoras de la vida, la libertad y la dignidad de la persona» las que este viernes pondrán en marcha la citada plataforma. Entre las figuras más representativas de esta iniciativa se encuentra el que fuera ministro del Interior del PP Jaime Mayor Oreja, ahora presidente de la Fundación Valores y Sociedad y de la Federación Europea One of Us. Junto a él, Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU; Ignacio García-Juliá, presidente del Foro de la Familia; Josep Miró i Ardèvol, presidente de e-Cristians; María San Gil, vicepresidenta de la Fundación Villacisneros; Daniel Fernández Venegas; Cristianos en Democracia; Alicia Latorre, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, y Manuel Martínez-Sellés, presidente del Colegio de Médicos de Madrid, entre otros.

(Fernando Lázaro. Diario El Mundo)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *