Nunca se vio nada igual | José Antonio Ruiz de la Hermosa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Me sorprende lo que está pasando, igual que le sorprende a los amigos de fuera de España que en gran cantidad y de muy diversos países tengo. Me preguntan, sobre todo los europeos, que comen verduras, frutas y carne de origen español, que como son posibles las declaraciones de un ministro del gobierno; no me equivoco poniendo minúsculas, él es minúsculo; que como es posible, que siempre se ha visto lo contrario. Ministros de los Gobiernos Francés o Británico, cuando hablan de sus países y de sus productos los ponen por las nubes, son excelentes, lo mejores, aquí, en España, sucede lo contrario.

Cierto es que sucede así, yo tengo la rara historia de por mi profesión y precisamente como funcionario de España haber visitado, o mejor dicho vivido cortos o largos espacios de tiempo en países de cuatro continentes y el chauvinismo que he vivido no es propio solo de Francia, sino de cualquier otro cualquiera, aunque normalmente el San Benito, siempre lo lleven ellos. Y en verdad es así, pues yo he oído decir, los mejores melones los de Uzbekistán, por poner un ejemplo exótico en Asia Central, ejemplo verdadero y por parte de un uzbeko de origen ruso.

Para diferenciar, en precisamente quien debiera defender a España y sus productos, alguna funcionara de una embajada en un país de África, poner de mal en peor a nuestro folclore por tener que organizar un evento que habían solicitado las autoridades del país anfitrión, que lógicamente se quedaron muy extrañados de que alguien que come y vive del presupuesto nacional y además representa a España, ponga a caer de una burra a su propia cultura y tradición.

Impensable pues y si hago caso a mi propia experiencia, que no es solo la de la funcionaria anteriormente reseñada, casi que el título del artículo no cuadra. Pues sí se vio y muchas veces y precisamente por lo propios ministros, que ministros, por algún presidente del consejo de ministros, esos que se auto titulan presidentes del gobierno, título que se han sacado de la manga, rectificando lo rectificable, porque en origen era ese su título. Pero como dice el refrán: “dale un puestecillo y conocerás al hombrecillo”. Bueno gracias a lo de la transversalidad y la inclusión, y teniendo en cuenta que ya los hombres no son mayoría en este consejo de ministros, pues lo son mujeres y gays, habrá que remedar la frase.

Volviendo al protagonista de la semana, si se molestan en ver una página del digital: “la cosa está muy negra” y en el que semana a semana se refleja al más patoso de nuestros miembros/as/es de este gobierno, lleva algún tiempo disputándose la cabeza del pelotón del concurso a Irene Montero (doña insisto) o a (doña Tucán), que tampoco son mancas en decir inconveniencias y en meterse en jardines de los que solo se sale muy manchado/a/es.

Esta semana el importante e innecesario ministro de Consumo, ha sido noticia esta semana, como en todas las del último mes, por decir que la carne española, que se exporta a Europa y a Gran Bretaña, Nación que políticamente ha dejado de ser europea, para ser más norteamericana que nunca, es una carne de mala calidad, porque proviene de animales en granjas intensivas donde se les maltrata y degrada a los animales que la producen.

He revisado las otras meteduras de p… del señor ministro y están a la altura de estas, no dejan de ser las de alguien que habla y pontifica de lo que desconoce absolutamente. Ya había rizado el rizo con lo de la huelga de juguetes por Navidad, pero lo de la carne es para nota. Tanto que me ha hecho estudiar el currículum vitae del señorito en cuestión y de sus adláteres. No solo eso sino que he tratado de informarme de la pertenencia e historia familiar, porque yo por ejemplo no soy ingeniero agrónomo, pero pase la cuarta parte de mi niñez en un pueblo de tres mil habitantes y se lo que es recoger garbanzos, trillar o limpiar un gallinero. Cosa que, este individuo, parece ser que conoce solo por referencias, y de otros, que como él son urbanitas declarados, pero eso sí, expertos en la lucha contra el maltrato animal, será de perros y gatos, porque vacas o mulas no las han visto más que en una pantalla.

Lo peor no es el desconocimiento supino del ministro, los demás ministros y los dos mil asesores de este gobierno. Eso no es lo peor, lo es la continuidad de la llamada “Leyenda Negra Española” a través de sus incoherencias y falta de valores patrios. Tanto que es eso precisamente lo que llama la atención. Lo de la Leyenda Negra es habitual en estos pijos y progres de caviar, porque si no hubiese para apuntarse, la tendrían que inventar, porque todo su discurso consiste en eso, es decir en denigra y minusvalorar a su propia Nación, que gracias a los impuestos que pagan los ganaderos, por ejemplo, ellos se meten para el cuerpo unos euros que los demás mortales simplemente ven en sus sueños. Teniendo en cuenta que en un futuro les darán alguna condecoración, pero no de las normales, sino de las que son pensionadas como las de hace unos días a Ábalos y demás personal; algo que les asegura dinero de por vida.

Reitero, eso sí, lo del título de: “Nunca se vio nada igual”, porque no se lo he puesto yo, sino que lo he extractado de las declaraciones de Ministros de Gobiernos serios de Europa, que han tratado de quitar hierro al asunto, porque si fuese cierto lo que el mocito dice, tiraría por los suelos la Normativa Europea de obligado cumplimiento al respecto del tema y, los Ministros Europeos, serían reos del incumplimiento del ministro español. Porque este señor desconoce, sería más corto decir lo poco que conoce de casi nada, que en España se aplica una legislación europea, que encarece además el producto en origen, reduciendo los beneficios a los ganaderos y agricultores, Algo que sí obtienen, por ejemplo, los productos y productores que vienen de Marruecos o Sudáfrica, y a los que nadie controla en origen, ni hasta su llegada al consumidor.

Si este individuo, ministro se auto-proclama él, en lugar de mal hablar de los productores españoles se asesorara un poco, conocería que debe de controlar los productos que llegan a los consumidores españoles y que no se hacen aquí, pero claro eso tiene un brutal problema. En vez de decir y hablar ex-cátedra, tendría que trabajar y hacer trabajar a los asesores, esos que no le asesoran, y a los poquísimos, pero enchufadísimos funcionarios que no trabajan en exceso a su alrededor. Salvó llevándolo en el coche oficial de compras o ayudándole a llevar cosas particulares. Hay fotos y vídeos que demuestran lo anterior, lo digo por si le da el flash y protesta de esta acusación, que podemos probar y él lo sabe.

En fin, mientras tengamos a un urbanita hablando de lo agrícola o a su hermano diciendo que la mejor manera de solucionar el déficit es haciendo más billetes de euro, únicamente podemos decir: ¡Que Dios nos coja confesados!. Y ahí lo dejo…

José Antonio Ruiz de la Hermosa | Escritor