Multitudinaria protesta en Viena contra el confinamiento y la vacunación obligatoria

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La mayor manifestación que se recuerda en la historia de Austria con decenas de miles de personas -unas 100.000 según los organizadores-,  protestaron este sábado en Viena contra el confinamiento general que comienza el lunes en Austria y contra la vacunación obligatoria.

La protesta, impulsada desde las redes sociales reunió  a una multitud de sectores descontentos con la vacuna obligatorio y el confinamiento

“Resistencia”, “Corona-Fake”“Libertad” o “Abajo con la coronadictadura” eran algunos de los lemas de una multitud que confluyó desde distintos puntos de la ciudad en el casco histórico de Viena, cerca de la sede del Gobierno.

Los manifestantes marcharon por las calles portando banderas de Austria, mensajes contra la vacunación y, en general, calificando la vacunación obligatoria y las restricciones contra el coronavirus de dictatoriales.

Estrellas amarillas

Algunos manifestantes portaban estrellas de David con la palabra “no vacunado” comparando las medidas restrictivas y obligatorias del gobierno que alcanzará su máximo apogeo con la vacunación obligatoria con el Holocausto.

Manifestantes con carteles y banderas durante la protesta anti medidas por el Coronavirus en Austria, Viena (REUTERS/Leonhard Foeger)
Manifestantes con carteles y banderas durante la protesta anti obligación vacunación Covid en Austria

El Gobierno de conservadores y ecologistas que encabeza Schallenberg anunció ayer un confinamiento de 20 días a partir del lunes. Además, el Ejecutivo quiere que a partir de febrero de 2022 sea obligatoria la vacuna contra el covid para todos los residentes en el país.

Reacciones

”El confinamiento de los no vacunados me parece un error, no creo que los derechos fundamentales se deban aplicar en función de que alguien tenga un fármaco en el cuerpo”, explicó una universitaria que portaba un símbolo de la paz.

Otras dos jóvenes llevaban un cártel en el que se leía calificaban las restricciones como un camino a la dictadura.

Aunque la protesta se desarrolló de forma pacífica, la Policía desplegó un gran dispositivo con unos 1.300 agentes, que vigilaron el uso obligatorio de las mascarillas y realizaron controles aleatorios del certificado covid -que demuestra estar vacunado o haber pasado la enfermedad-, ya que en Austria rige desde el pasado lunes un confinamiento para los no inmunizados.