La Ley de Seguridad Ciudadana incendia Interior: policías y guardias civiles saldrán a la calle contra Marlaska

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Hay honda preocupación en el seno de la Policía Nacional y la Guardia Civil por la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que están negociando PSOE y Podemos.
Por ello, Fernando Grande Marlaska ha llamado a los principales sindicatos policiales para tratar de calmar los ánimos, aunque por ahora ninguna asociación profesional de la Guardia Civil ha recibido convocatoria de reunión alguna.

Los encuentros son sindicato a sindicato. Nada de reunir a todos los implicados en una misma sala. El equipo de Interior quiere vender uno a uno a los representantes de los policías las bondades de la reforma y tranquilizarles antes las filtraciones a los medios de comunicación afines al Gobierno, ya que cuanto más se ha filtrado más ha aumentado esa intranquilidad.

El orden varía en función del número de vocales en el Consejo de la Policía. Es por ello que los primeros, este mismo jueves, han sido los de Jupol. Ha sido, además, la primera vez que el ministro se reunía con este sindicato ya que Marlaska nunca se ha reunido con los sindicatos policiales desde que llegó al departamento.

Este primer encuentro se ha prolongado durante algo más de 90 minutos y sólo ha servido para constatar las amplísimas diferencias. De hecho, no ha logrado evitar que tras el encuentro el principal sindicato de la Policía haya anunciado que saldrán a la calle a protestar contra la reforma el próximo sábado 27 de noviembre. Una movilización a la que llaman a unirse al resto de sindicatos y a las asociaciones profesionales de la Guardia Civil.

Una manifestación bajo el lema «NO a la inseguridad ciudadana» y en la que como ha expresado Aarón Rivero, secretario general de Jupol, «se busca la unión de todos los representantes policiales, unidos bajo un interés común y en defensa de todos nuestros derechos, «en la que tendrán cabida todas las siglas».

SUP y AUGC también se manifestarán

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) y las Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) han anunciado en un comunicado conjunto pocos minutos después la convocatoria de un calendario de movilizaciones, cuyas fechas no han especificado, para evitar los daños que los cambios en la ley que se han filtrado puedan dañar gravemente el trabajo policial.

«La reforma, que aterriza en medio de la pandemia y de un aumento de agresiones a policías y guardias civiles, destruirá el principio de autoridad que sustenta la paz social, crea indefensión en los miembros de las Fuerzas de Seguridad y menoscaba los derechos y libertades del resto de la sociedad», plantean el sindicato y la asociación.

El plantón de la CEP

La tarde no había empezado nada bien para Interior. Y es que antes incluso de que se iniciase la primera «reunión discreta», la Confederación Española de Policía (CEP) había decidido dar plantón a los responsables de Interior. La razón, porque este cambio legal se está cerrando «de espaldas a los policías, sin contar con las alegaciones y aportaciones de sus representantes y generando un profundo malestar entre los policías, que consideran que esta iniciativa perjudicará el trabajo policial de una manera considerable».

«En estas condiciones, con cero interlocución durante tres años con el ministro del Interior, consideramos que asistir a esta reunión sería una falta de respeto hacia nuestros afiliados, que han sido ninguneados en la elaboración de una reforma normativa que afecta directamente a las condiciones en las que desarrollamos nuestro servicio los policías», añaden desde el sindicato, que recuerda que en modificaciones legales anteriores sí se ha contado con ellos.