Evo Morales se reunió con el dictador Maduro tras estar antes en Cuba

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El comunismo en Iberoamérica sigue avanzando. El ex presidente boliviano Evo Morales se ha reunido en Caracas con el dictador venezolano, Nicolás Maduro, un día después de que visitara al dictador del Estado cubano, Miguel Díaz-Canel, en La Habana.

Evo Morales en Venezuela

“En la tarde de hoy, 10 de septiembre, recibí la grata visita del jefe indio del sur, Evo Morales AymaSus palabras siempre llevan la carga histórica de las luchas de nuestros pueblos ancestrales, y nos reafirma el compromiso de las luchas que están por venir ¡Gracias Evo!”, escribió el venezolano en su cuenta de Twitter.

Morales ya había estado en junio pasado en Venezuela, donde participó en los actos de conmemoración del bicentenario de la Batalla de Carabobo, clave en la independencia del país.

Evo Morales en Cuba

Un día antes, Morales se reunió con el dictador cubano, Miguel Díaz-Canel, y le expresó su apoyo y solidaridad al pueblo de la isla, según medios estatales. Díaz-Canel debatió sobre la situación regional e internacional con el líder del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) del país andino, según los medios oficialistas cubanos.

Evo Morales y Nicolás Maduro: dos grandes amigos y aliados comunistas

El ex mandatario boliviano es uno de los mayores aliados de Maduro y mostró su apoyo en uno de los peores momentos del chavista, en febrero de 2019, apenas unos días después de que el líder opositor Juan Guaidó jurara como presidente interino de Venezuela.

Entonces,  Evo Morales realizó una visita sorpresa a Caracas en la que escenificó su apoyo a Maduro cuando comenzó una cadena de reconocimientos internacionales a Guaidó.

Tras la renuncia de Evo Morales a la Presidencia en noviembre de 2019, en medio de una crisis, Maduro retiró las credenciales de los agregados militares de Bolivia en Venezuela y les dio como plazo 72 horas para que abandonaran el país.

Poco después de asumir el cargo como mandataria interina de Bolivia en sustitución de Morales, Jeanine Áñez rompió relaciones con la Administración de Nicolás Maduro y reconoció como presidente encargado a Juan Guaidó.

Sin embargo, la vuelta del Movimiento al Socialismo (MAS), de Evo Morales, al poder con el triunfo electoral de Luis Arce en octubre de 2020 supuso también un viraje en las relaciones exteriores bolivianas y la reanudación de las suspendidas por el Ejecutivo interino, entre ellas con Venezuela.