Adiós a los exámenes de recuperación en la ESO. Los alumnos no tendrán que repetir curso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El suspenso de una o varias asignaturas no determinará si un alumno pasa o no de curso. Será una decisión del equipo docente.

Los tradicionales exámenes de recuperación en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) podrían haber llegado a su fin. Estas pruebas –hasta ahora obligatorias para pasar de curso, que las comunidades autónomas realizaban en septiembre y trasladaron a junio– pasarán a la historia en esta etapa, según indica el proyecto de real decreto por el que se regula la evaluación, promoción y titulación en la Educación Primaria, Secundaria (ESO), Bachillerato y Formación Profesional (FP).

En efecto, el proyecto de real decreto por el que se regula la evaluación, promoción y titulación en la Educación Primaria, Secundaria (ESO), Bachillerato y Formación Profesional (FP) promovido por el Ministerio de Educación que dirige Pilar Alegría no prevé la realización de los exámenes de recuperación en la ESO, pero sí en Bachillerato.

El texto no prevé convocatorias extraordinarias de exámenes en la etapa de ESO, aunque sí en la de Bachillerato. El documento establece que la evaluación será «continua, formativa e integradora» y, como en Primaria, las decisiones sobre promoción y titulación en Secundaria serán adoptadas colegiadamente por el equipo docente tras una convocatoria de evaluación que tendrá lugar al finalizar el curso escolar.

Cuando el progreso de un alumno no sea el adecuado, «se establecerán medidas de refuerzo educativo, que se tomarán en cuanto se detecten dificultades, y que estarán encaminadas a garantizar la adquisición de las competencias imprescindibles para continuar con el proceso educativo».

Los alumnos de ESO promocionarán de curso cuando el equipo docente considere que la naturaleza de las materias que, en su caso, pudieran no haber superado, «les permite seguir con éxito el curso siguiente y se estime que tienen expectativas favorables de recuperación y que dicha promoción beneficiará su evolución académica». En todo caso, promocionarán quienes hayan superado las materias o ámbitos cursados o tengan evaluación negativa en una o dos materias.

Para obtener el título de Bachiller, será necesaria la evaluación positiva en todas las materias de los dos cursos de Bachillerato, aunque excepcionalmente, el equipo docente podrá decidir la obtención del título de Bachiller por un alumno o alumna que haya superado todas las materias salvo una.

Deberán cumplir, no obstante, «todas las condiciones siguientes: que el equipo docente considere que el alumno o la alumna ha alcanzado los objetivos y competencias vinculados a ese título; que no se haya producido una inasistencia continuada y no justificada por parte del alumno en la materia; que el alumno o la alumna se haya presentado a las pruebas y realizado las actividades necesarias para su evaluación, incluidas las de la convocatoria extraordinaria; y que la media aritmética de las calificaciones obtenidas en todas las materias de la etapa sea igual o superior a cinco.