El campo sale a la calle contra las políticas nefastas del Gobierno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Miles de personas se manifiestan por el centro de Madrid para denunciar el maltrato que sufre el mundo rural y que está llevando a la ruina a muchísimas familias.
Los manifestantes, que han recorrido la Castellana hasta Atocha, exigen que los políticos den el tratamiento que merecen a su actividad 
El mundo rural sale a la calle en Madrid contra los ‘atropellos’ que amenazan su modo de vida. “Nos ponen zancadillas, la agricultura está a punto de morir”
Agricultores, ganaderos, acuicultores, criadores, cazadores… El mundo rural ha salido a la calle este domingo en Madrid para denunciar la situación que sufren todos los colectivos rurales cuyas actividades, consideran que son « continuamente amenazadas por normativas incoherentes, así como actuaciones que se ven claramente orientadas a acabar con su actividad».
La manifestación, convocada por la asociación para el Desarrollo y Defensa del Mundo Rural, Alma Rural, ha partido del Ministerio para la Transición Ecológica y para el Reto Demográfico (MITECO) con destino al Ministerio de Agricultura. Los manifestantes han estado acompañados en su marcha por 40 tractores, 50 caballos, varios carros de bueyes y burros. 
Los organizadores han estimado que medio millón de personas han participado en la concentración, . Sobre la mesa temas tan diversos como la escalada de los costes de producción que amenaza la rentabilidad de las explotaciones, la competencia de productos de terceros países, el anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales y la protección de lobo.

“Pedimos que se cambien las políticas agrarias, ganaderas y medioambientales que nos están perjudicando, son leyes que vienen de una ideología posiblemente radical y también orientada a un planteamiento que no tiene nada que ver con la vida en el campo. Es como si castigáramos continuamente a las personas que nos traen la comida a casa”, ha denunciado el secretario general de Alma Rural, Carlos Bueno. Según ha precisado Bueno, después de que los ganaderos, agricultores y todos los trabajadores del mundo rural están “alimentando a la ciudad”, ahora se encuentran “zancadillas”.
Por su parte, su secretario general Carlos Segura, ha señalado que esta manifestación busca «dar visibilidad» al descontento del mundo rural (agricultores, ganaderos, cazadores, criadores, etc…) contra las políticas del Gobierno que, en su opinión, están generando una situación muy grave en los pueblos. «Necesitamos cambiar las cosas, no podemos seguir así», ha apuntado el máximo responsable de la asociación organizadora de la movilización. Segura ha instado a seguir trabajando, a través de la promoción mesas de trabajo o sectoriales con los partidos políticos parlamentarios y el Gobierno acercando la situación del mundo rural. «Estamos gobernados por leyes que no tienen sentido, hechas desde un prisma ideológico radical y conservacionista». “La agricultura está a punto de morir, están entrando productos de otros países mientras que los nuestros se están quedando en los árboles”, ha lamentado el secretario general de Alma Rural.

Los costes de producción nos están asfixiando

Desde UPA (Unión de Pequeños Agricultores), una de las organizaciones agrarias más importantes en España, han puesto el acento en la defensa de la agricultura y ganadería familiares por su sostenibilidad. Al hilo de lo anterior, el secretario general Lorenzo Ramos ha lanzado la voz de alarma: «Los costes de producción nos están asfixiando. No somos capaces de hacer frente a las inversiones que debemos hacer en nuestras explotaciones», ha destacado Ramos quien exige que la Ley de la Cadena Alimentaria se cumpla a rajatabla. También ha denunciado lo que denomina como «falta de control» hacia las importaciones de terceros países. «Están entrando productos de fuera de la Unión Europea y les están imponiendo las condiciones que nos piden a nosotros», ha criticado el responsable de UPA quien también ha exigido a Transición Ecológica que controle la acción de especies como el lobo y el jabalí. En su opinión, el Ministerio de Agricultura «sí está sensibilizado con nosotros» no así otros ministerios como Consumo o Transición Ecológica del que han exigido que «reconozca mucho más los problemas que tienen los agricultores y ganaderos» .

Por su parte, el delegado de Asolite (Asociación del Olivar Tradicional Español ) en Beas de Segura (Jaén) Rogelio Heredia ha apuntado que «queremos que nuestro producto valga lo que merece, porque sí somos competitivos, dando mucha calidad». El representante de Asolite también ha criticado a la industria y distribución («solo les importa que haya productos con buena presencia»), para posteriormente hacer un llamamiento a que el consumidor «lea las etiquetas» y apueste por el producto español y así evitar, «la ruina» del sector primario español. «Nosotros nos arruinamos, cuando hayamos caído, en las ciudades vais a tener lo que os pongan y en las condiciones que determinen y, en entonces, os vas a acordar del sector primario», ha apuntado.

De igual modo, ha lamentado fenómenos como la despoblación de las zonas rurales. «Mi pueblo tenía 13.000 habitantes y ahora tiene 5.300 y decreciendo, ahora ya no hay talleres, no quedan escuelas, … Al paso que vamos el médico vendrá una vez a la semana», ha afirmado indignado. Por otra parte, Heredia ha explicado que no se incorporan jóvenes al campo «porque no es rentable económicamente», a pesar de las ayudas orientadas a este colectivo. «No queremos limosnas: Queremos trabajar duro, de luz a luz, e incluso, quitándole horas a la noche», ha concluido.