El Gobierno socialista de Aragón se alinea con la agenda 2030 y quiere que se coma gusanos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Gobierno de Aragón lo ha vuelto a hacer. El Ejecutivo regional presidido por el socialista Javier Lambán ha insistido nuevamente en promover los disparatados dictados de la Agenda 2030 sobre alimentación y ha animado a la ingesta de gusanos e insectos como alternativa sostenible a la carne.

En efecto, el Gobierno de Aragón quiere poner que todos los aragoneses promoviendo el consumo de insectos y gusanos como «una alternativa alimentaria para las personas». El objetivo es aplicar la controvertida Agenda 2030 con la que se quiere reducir el consumo de carne.

En su cuenta institucional de Twitter, el Gobierno aragonés -formado por el PSOE, Podemos, Chunta Aragonesista y Partido Aragonés-ya ha mostrado varias veces su actitud favorable y su implicación con este tema y que «Aragón trabaja en una alimentación del futuro eficiente y sostenible, con tecnología aplicada a granjas de insectos».

En esta ocasión, en el último de sus tweets han prescindido de las pocas caretas que les pudiesen quedar y han revelado su verdadera intención: cambiar las leyes para acercar este consumo de la ciudadanía. Concretamente, en el mensaje afirman que «la legislación está cambiando y cada vez falta menos para que los insectos sean una alternativa alimentaria para las personas».

El introducir insectos en la alimentación está recogido en la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que el Gobierno socialcomunista de PSOE y Podemos quiere implantar en España. Uno de sus objetivos – pero no el único- es reducir el consumo de carne y suplir esas carencias alimenticias con otra dieta basada, entre otras cosas, en gusanos.

Aragón se ha adelantado lo que se quiere implementar en toda España en menos de 10 años y se ha encontrado con el rechazo frontal de los españoles. Las críticas que han recibido los de Lambán son feroces y señalan la hipocresía de los socialistas.

Y las redes sociales, al igual que pasó con el ministro comunista, han cargado contra los socialistas por intentar cambiar nuestro modelo de vida y destruir nuestra dieta mediterránea. ¡Y encima en Aragón! Donde el consumo de carne es uno de sus grandes atractivos y su plato estrella es el ternasco.