El campo español al límite: el precio de piensos y alimentos para ganado aumentará un 23% en 2022

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El precio de los piensos y alimentos para el ganado aumentaron un 31% en 2021 y volverán a hacerlo un 23% más en 2022 en medio de un aumento general en los costes del combustible, la electricidad o los fertilizantes.

Además, años de menores rendimientos agrícolas que se traducen en existencias bajas y, más recientemente, la invasión rusa de Ucrania que impacta, no sólo en el suministro de alimentos básicos como el trigo o el aceite, sino que también tiene un efecto dominó en los precios de productos sustitutivos.

Según el último informe de Allianz Research, la combinación de crecimiento firme de la demanda, un aumento de los costes de insumos y años de rendimientos más bajos han hecho que los precios de los alimentos agrícolas subieran un 30,8% en 2021, lo que elevó el índice a niveles vistos por última vez en 2012. Debido a que el crecimiento de los precios se aceleró notablemente en la segunda mitad del año, los consumidores solo sintieron parcialmente el pellizco en 2021, con un aumento de los precios de los productores de alimentos del 3,1% y los precios de los alimentos al consumidor del 1,7% en comparación con 2020.

Si bien los productores y minoristas de alimentos ya esperaban una mayor inflación de los precios de los alimentos para 2022 a principios de año, la invasión rusa de Ucrania ha acrecentado los temores de una mayor inflación de alimentos, dada la importancia de los países en los mercados de productos básicos agrícolas. Ahora se espera que el precio de los alimentos para el ganado crezcan otro 22,9% en 2022.

El presidente nacional de Asaja, Pedro Barato, y el responsable de la organización en Castilla y León, Donaciano Dujo, han asegurado que la cosecha de cereal en el conjunto del país «va a ser mala» y «no va a cubrir los elevadísimos costes de producción». Como ha defendido Dujo, el año «ha sido muy seco» y, pese a las lluvias de marzo y abril, la sequía de mayo «se ha llevado por delante las expectativas». «Hoy podemos afirmar que la cosecha de cereal en España va a ser mala y la cosecha en Castilla y León este año va a ser mala y no va a cubrir los elevadísimos costes de producción que tenemos, especialmente en las provincias más castigadas y que peor cosecha tienen como León, Zamora y Salamanca», ha defendido.