Los Cox decidieron buscar ayuda terapéutica para tratar dichos problemas de su hijo. Pero el Departamento de Servicios Infantiles de Indiana en vez de ayudar a los padres y al hijo ha interpretado que los padres estaban acosando hacia su hijo. Y como consecuencia de ello, ha supuesto la pérdida de su custodia y que trasladen al niño a un hogar de «afirmación de género».

Las causas que aducen para quitarles la patria potestad

El matrimonio pide a la Corte Suprema que responsabilice al estado por mantener a su hijo fuera de su hogar, después de haber sido investigados por funcionarios de Indiana por negarse a referirse a su hijo usando pronombres y un nombre inconsistente con su sexo biológico. Investigación que acabó en nada, ya que el estado determinó que las acusaciones de abuso no tenían fundamento.

Becket, abogado de los Cox, ha argumentado que los tribunales estatales sacaron al adolescente de su casa debido a las creencias religiosas de los padres: «Mantener a un niño alejado de sus padres debido a sus creencias religiosas, incluso cuando el estado admite que no hubo abuso o negligencia, está mal y va contra la ley», dijo. «La Corte debería tomar este caso y dejar claro que otros estados no pueden quitarles a los niños debido a desacuerdos ideológicos». Un caso de abuso en toda regla.

«Esto es lo que todos los padres temen», lamentaron Mary y Jeremy Cox en un comunicado de prensa. «Amamos a nuestro hijo y queríamos cuidar de él, pero el estado de Indiana nos robó esa oportunidad al sacarlo de nuestra casa y prohibirnos hablar con él sobre género». «Tenemos la esperanza de que los jueces tomen nuestro caso y protejan a otros padres de tener que soportar la pesadilla que nosotros sufrimos», agregaron.

Pero no es el único caso. Son ya muchas personas las que ya han denunciado, como Chloe Cole, trans arrepentida que aseguró que los médicos coaccionaron a sus padres para que aceptaran su transexualidad. Algo que no se reduce a Estados Unidos: ya lo advirtió Nagore, la mujer que paró su transición a hombre, sobre la ley Trans: «Si sus hijos deciden que quieren hormonarse, tendrán que decir que sí, o le quitarán la patria potestad».

Recordemos que el próximo mes de marzo, tal y como señalábamos ayer, la ley trans en España cumplirá un año. Una ley que, además, de los efectos perniciosos y aberrantes que contiene, va en contra de la patria potestad de los padres ya que el cambio de sexo está facilitado por ley a partir de los 16 años, afectando por tanto a menores de edad. Según el Boletín Oficial del Estado (BOE), toda persona de nacionalidad española mayor de 16 años puede solicitar por sí misma el cambio de sexo en el Registro Civil.