La dictadura globalista avanza: En Australia la Policía podrá entrar en cuentas personales online sin demostrar sospecha de delito

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La dictadura globalista que están imponiendo en todo el mundo usando el Covid está dando pasos agigantados.

Mientras el pasaporte covid, que ya lo están imponiendo descaradamente los gobernantes y los medios de comunicación en algunos países- en España lo han intentado varias Comunidades Autónomas- dividirá a la población entre ciudadanos de primera y de segunda, en Australia se está dando un paso más en este proceso totalitario abanderado por los globalistas.

La Ley de Enmienda a la Legislación de Vigilancia 2021 en Australia

El Parlamento australiano ha aprobado recientemente uno de los atentados a la libertad de expresión y al derecho a la intimidad más espectacular de la historia reciente de Occidente. La Ley de Enmienda a la Legislación de Vigilancia 2021, aprobada con apoyo bipartidista tras un mínimo debate permite a la policía entrar y posesionarse de cuentas personales de quienes presuman “terroristas”, una etiqueta que ahora puede endilgarse a cualquier disidente.

Si sospechan de ti en Australia, un policía podría terminar usando tus redes sociales.

Con la nueva ley, los agentes ya no necesitan probar que existen indicios de actividad delictiva ante un juez para obtener una orden, sino que será la propia policía la que determine la “necesidad” del proceso. La cantidad de situaciones que pueden provocar el asalto policial es tan vaga como interminable, y las garantías contra los abusos son prácticamente nulas.

Con esta ley las autoridades podrían copiar, modificar, eliminar o incluir nuevos datos en las cuentas de redes sociales y demás servicios de Internet, pertenecientes a un usuario que ellos consideren sospechoso.

Asimismo, pueden recolectar datos y hacer inteligencia en dispositivos y redes que sean usados por los usuarios en cuestión, recolectando información incluso de terceros desde el dispositivo o perfil intervenido, durante una investigación.

Y todo ello sin que sea necesaria una orden judicial (emitida por un juez). Es decir, la policía puede ser a la vez ‘juez, jurado y verdugo.

Dictadura social en Australia del Sur

Con esta ley, además, uno sus estados (Australia del Sur) ha anunciado su intención de “desanonimizar” -lo que suele llamarse ‘doxxing’, esto es, revelar la verdadera identidad de participantes anónimos en redes sociales- Internet para introducir un sistema de crédito social que combata “el abuso online”.

Además, en ese mismo estado de Australia del Sur está desarrollando una aplicación que emplea tecnologías de reconocimiento facial y geolocalización para asegurarse de que los ciudadanos cumplen estrictamente el confinamiento domiciliario. La ‘app’ se asegura de que los ciudadanos obedecen contactando con usuarios aleatoriamente y pidiéndoles que presente una foto del lugar en el que están, incluyendo su rostro, en un plazo máximo de 15 minutos. Es un control ya propio de las dictaduras comunistas. China y Rusia ya tienen buenos discípulos.