Acoso al movimiento Provida en el mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mientras en España Irene Montero dice que rezar frente a las clínicas abortistas es acosar en Canadá el partido liberal de Canadá propone retirar el estatus de organización benéfica a cualquier institución provida

La ministra de Igualdad, Irene Montero pretende modificar la actual ley del aborto este otoño con la intención de ir más allá. Entre los objetivos de la ministra se encuentra la despenalización del aborto, que aún se encuentra en el Código Penal como delito, el fomento de la educación sexual o garantizar el acceso a la anticoncepción. También quieren eliminar la necesidad de consentimiento para las chicas de 16 y 17 años y los tres días de reflexión, que fue la “minireforma” de la ley del aborto que impulsó Rajoy durante su mandato, e incluir la violencia obstétrica y la gestación subrogada como violencia de género.

Otra de las medidas que pretenden aprobar y que ha sido objeto de numerosas críticas es la intención de regular la objeción de conciencia de los sanitarios, algo que Montero defendió como «imprescindible» para garantizar el acceso al aborto en la sanidad pública.  Desde la cuenta de twitter de 40 días por la vida Madrid han respondido a la ministra que ellos “van a seguir yendo a rezar, silenciosa y pacíficamente, porque rezar no es acosar. Y porque creemos que los derechos de las mujeres comienzan en el vientre”.
Perseguir a los que rezan
Como botón de muestra del sectarismo ideológico de la ministra comunista Montero es tomar medidas para perseguir a aquellos que acudan a rezar o simplemente informar a las mujeres que van a abortar. En este contexto, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha compartido en twitter una noticia: “La Junta apela a la libertad de expresión del «rezo» ultracatólico a las puertas de una clínica abortista en Córdoba”. Se trata de una campaña de oración que ha convocado la asociación 40 Días por la Vida, para rezar de manera conjunta en varias ciudades de España, frente a clínicas abortistas, para pedir por el fin del aborto y la defensa de la vida. Esta decisión de la Junta, de permitir que un grupo de personas rece en la calle sin molestar a nadie, parece que no ha gustado a la ministra que ha dicho en twitter que “La Junta blanquea el acoso a las mujeres y a las profesionales sanitarias».

El partido liberal de Canadá propone retirar el estatus de organización benéfica a cualquier institución provida

La «Liberal Party Platform-Forward-For-Everyone» (Plataforma del Partido liberal Adelant e para Todos), ha publicado su programa electoral de cara a las próximas elecciones. Si el «católico» JustinTrudeau sigue al frente del gobierno y se cumple dicho programa, las organizaciones que defienden el derecho a la vida y atienden a las mujeres embarazadas para que no aborten dejarán de tener el estatus de benéficas.

El programa de los liberales canadienses no puede ser más explícito en su desprecio hacia la vida humana desde su concepción y hacia quienes la defienden. En la página 4 de su programa se pueden leer entre otras, la siguiente propuesta » Dejar de conceder el estatus de organización benéfica a las organizaciones antiabortistas (por ejemplo, los Centros de Embarazo en Crisis) que proporcionan asesoramiento deshonesto a las mujeres sobre sus derechos y sobre las opciones que tienen a su disposición en todas las etapas del embarazo».

Aunque es conocido que los liberales son desde hace décadas radicalmente abortistas, ahora pretenden cruzar definitivamente la línea que supone atacar frontalmente a quienes intentan defender a los no nacidos así como ayudar a las mujeres embarazadas que elegirían no abortar si recibieran apoyo.

El actual primer ministro canadiense, Justin Trudeau, comparte con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, la incompatible condición de católico y a la vez abortista, pro ideología de género y pro matrimonio homosexual. La diferencia entre ambos es que Trudeau no pretende ser católico practicante mientras que Joe Biden sí dice serlo.