Cuidados paliativos: la importancia de velar por una vida hasta el final

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El oncólogo Rafael Núñez ha abordado recientemente en el canal de Alto y Claro Tv, el tema de la importancia de los cuidados paliativos en los que ha afirmado entre otras cosas: «Existen enfermos que no son curables, que no se pueden curar, pero no existe ningún enfermo incuidable. Todos los enfermos son cuidables, son potencialmente cuidables»; «Ningún enfermo desea morir. Los enfermos cuando declaran que desean morir lo que están diciendo es que profundicemos porque hay cosas que no están siendo atendidas»; «Los cuidados paliativos serían la forma de atender a esos enfermos que van a fallecer por su enfermedad, es atenderles como personas, atenderles en su integridad».

Ahora, y en este contexto, Belén Martínez, directora de la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos cuenta a El Debate su experiencia. Por su interés reproducimos la entrevista de María Fernández en el Debate

El segundo sábado de cada mes de octubre se celebra el Día de Cuidados Paliativos, con la finalidad de dar voz y mostrar que desde hace treinta años existe una unidad específica, única en el mundo, que atiende 24 horas al día los 365 días al año. Para acceder al servicio solo basta con una llamada. Los familiares de los pacientes sólo tienen que llamar al 061 y el SUMMA 112 les cogerá la llamada.
Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, anunció el jueves 7 de octubre que el Gobierno de la Comunidad de Madrid trabaja en un nuevo Plan de Cuidados Paliativos al tiempo que prometió apostar por más investigaciones y recursos. «Recibir una adecuada atención profesional y humana de calidad al final de la vida no debe considerarse un privilegio», ha afirmado el consejero.
La finalidad de este plan será potenciar la identificación de pacientes con necesidades paliativas, ampliar los recursos, la continuidad existencial y la investigación: «Además, en este nuevo plan tendremos muy presentes las necesidades, cada vez de mayor complejidad, que manifiestan los pacientes, quienes requieren de una atención más duradera en el tiempo, con mayor carga social, a la que tenemos que dar siempre respuesta», ha señalado.
Belén, la directora de la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos explica más de cerca los cuidados paliativos y explica: «Nosotros vemos a la familia y al paciente como una unidad a tratar y a cuidar, siempre hacemos una valoración familiar, valoramos los diferentes componentes de la familia, cómo afecta… Si hay algún niño pequeño lo tenemos en cuenta para que pueda haber un posterior tratamiento psicológico con nuestros especialistas y hacemos una valoración muy completa. Si vemos que esa persona necesita alguna atención porque no tiene ayuda en casa, les ponemos en contacto con los trabajadores sociales, los cuales no están en todos los equipos ni centros. Esta valoración la hacen los médicos y las enfermeras que se complementan».
El valor de las personas que trabajan en cuidados paliativos es «creer en lo que hacen», y creer que tiene la misma importancia salvar una vida que cuidarla hasta el final.
«Tenemos mucha compasión también –apunta–. La vemos desde esa empatía que hace que nos impliquemos en nuestro trabajo, es decir, meterte en lo que pasa y encima ayudar. Una de las cosas que más hacemos es escuchar a los pacientes y familias e interesarnos por su biografía, porque normalmente lo que se nos va no es un cuerpo, sino una persona, una vida». Belén lo tiene claro: hacer feliz a un enfermo terminal es lo mejor que puede pasarles a los que trabajan en cuidados paliativos. No obstante, reclaman refuerzos.
Martínez demanda más ayudas, no solo a nivel económico sino práctico. Si el Ministerio de Salud tuviese más en cuenta estos cuidados y los servicios que dan 24 horas al día todas las personas, podrían acabar su vida de una forma digna y rodeadas de las personas más queridas.
(Con información de El Debate)