Nuevo varapalo del Consejo de Europa al Gobierno por negarse a que los jueces elijan a los jueces

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Nuevo varapalo de Europa al Gobierno de España por su pretensión de mantener la politización del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO), dependiente del Consejo de Europa afea que las autoridades españolas no hayan cumplido ninguna de las recomendaciones realizadas en el anterior informe de este organismo. Una situación que también ha sido censurada en los informes sobre el cumplimiento del Estado de Derecho realizados por la Comisión Europea

El Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO), dependiente del Consejo de Europa, ha lamentado la «falta de un avance positivo» y «tangible» en la reforma que propicie que el órgano de gobierno de los jueces pueda ser elegido por los propios jueces como rechaza el Gobierno, al tiempo que ha instado a España a que acometa una reforma en la que se dé «voz» y se «consulte» a sus integrantes.

El informe del GRECO analiza los avances que se han producido en España sobre las medidas anticorrupción relativas a parlamentarios, jueces y fiscales, así como el grado de cumplimiento de las recomendaciones que el organismo había propuesto en 2013.

El grupo del Consejo de Europa había emplazado a España a subsanar los efectos perniciosos que sobre la independencia judicial genera el sistema de elección de los jueces, consideraba que las reformas para su despolitización debían aplicarse «sin demora» y que era «sumamente importante que se consulte al poder judicial y que tenga voz en las decisiones clave relativas a su funcionamiento y prioridades».

El pasado 20 de septiembre el comisario de Justicia, Didier Reynders, compareció ante los medios de comunicación españoles después de haberse reunido con las cuatro principales asociaciones de jueces que viajaron hasta Bruselas para expresarle su malestar por la situación. El político belga pidió a todos los partidos políticos la renovación de los miembros del CGPJ para terminar con la parálisis y a su vez también pidió un “compromiso claro” para la reforma del método de elección.

El GRECO suspende a España

El GRECO suspende a España puesto que no se ha producido ningún avance. Y esto, afirma el informe, «es motivo de preocupación, ya que el CGPJ es responsable de algunas decisiones cruciales en el poder judicial, incluida la designación de jueces en puestos superiores y las cuestiones disciplinarias».

Según el GRECO, la información facilitada por las autoridades españolas «no aporta nada nuevo a lo que ya se había analizado en el informe de evaluación de la cuarta ronda de 2013». Hoy, señalan, «la situación es exactamente la misma, y las preocupaciones expresadas a la luz de ello continúan igual, si no más, que antes».

«En ese momento, GRECO subrayó que uno de los objetivos más notables de un consejo judicial, siempre que exista, es salvaguardar la independencia del poder judicial, tanto en apariencia como en la práctica. Señaló además que el resultado en España había sido todo lo contrario, como lo ponía de manifiesto la reiterada inquietud pública en este ámbito», explican.

Así las cosas, el grupo insiste en que ya señaló las «normas aplicables del Consejo de Europa relativas a la elección a los miembros judiciales de los consejos judiciales». Estas recogen que «cuando existe una composición mixta de los consejos judiciales, para la selección de los miembros judiciales, se aconseja que estos sean elegidos por sus pares, siguiendo métodos que garanticen la representación más amplia del poder judicial en todos los niveles».

La mayoría Frankenstein que en el Congreso de los Diputados sostiene al Gobierno de Pedro Sánchez rechazó la pasada semana la toma en consideración de la Proposición de Ley Orgánica que el PP presentó para avanzar en la independencia del CGPJ y el Ministerio Fiscal, cuya premisa fundamental es que «los jueces elijan a los jueces».

Críticas a PSOE y Podemos

El informe del GRECO hace hincapié en «que las autoridades políticas, como el Parlamento o el poder ejecutivo, no participen en ninguna etapa del proceso de selección». E incide también en que «cada vez que se ha llevado a cabo una renovación del CGPJ, se han expresado recelos sobre la negociación política y para el nombramiento de puestos judiciales clave». «Más recientemente, un bloqueo (más de dos años) en la designación del CGPJ, llevó a una serie de grupos parlamentarios a presentar una proposición de ley para desbloquear el sistema», explican.

Desde el GRECO se han referido a la proposición planteada por PSOE y Podemos para reducir las mayorías necesarias para la elección de los vocales del CGPJ. «GRECO (junto con otros actores internacionales clave en este ámbito, entre ellos la Comisión Europea y la Asociación Europea de Jueces) expresó su preocupación por la propuesta antes mencionada», recuerdan.

Unos meses más tardes, continúan, se presentó una nueva propuesta para «impedir que el CGPJ hiciera nombramientos discrecionales cuando se encontrara en funciones», lo que también ha «sido objeto de críticas por los jueces y por el propio» órgano de gobierno de los jueces.

En el informe que se ha publicado este jueves también se incluye una recomendación, la sexta, en la que el GRECO pedía establecer por ley criterios objetivos y requisitos de evaluación para el nombramiento de los puestos superiores de la judicatura, como los presidentes de las Audiencias Provinciales, Tribunales Superiores de Justicia, Audiencia Nacional y Magistrados del Tribunal Supremo, con el fin de que estos nombramientos no pusieran en tela de juicio la independencia, imparcialidad y transparencia de este proceso.

El problema de los nombramientos

El grupo, que considera que la recomendación continúa parcialmente cumplida, dice que «lamentablemente, las críticas sobre la percepción de politización del CGPJ repercuten negativamente en las decisiones de nombramiento adoptadas por este último».

«Incluso si los procedimientos para el nombramiento de los puestos superiores de la judicatura se han articulado y mejorado con el tiempo, como se ha descrito anteriormente, persiste a los ojos de los ciudadanos una sombra de duda sobre su imparcialidad y objetividad. Dado el amplio margen de discrecionalidad con que cuenta el CGPJ para el nombramiento de los puestos superiores de la judicatura, la cuestión de su composición parece de importancia primordial», inciden.

Por otro lado, el GRECO valora especialmente el suministro de mayor información en la página web del CGPJ sobre el desarrollo y el resultado final de los nombramientos. Así, y aunque reconoce las diferentes medidas adoptadas por las autoridades en este ámbito, considera que pueden adoptarse medidas adicionales para garantizar que los nombramientos de los puestos superiores de la judicatura no pongan en duda su independencia, imparcialidad y transparencia.

«GRECO considera que ha llegado el momento de racionalizar los requisitos y procedimientos aplicables en este ámbito a través de nuevas medidas legislativas/reglamentarias», insisten, aseverando que se trata de una acción «que debe llevarse a cabo». «Por ejemplo, debería reconsiderarse la posibilidad (…) de añadir candidatos, que no fueron preseleccionados tras las entrevistas», explican.

Asimismo, concluyen, «se puede prestar más atención a las cuestiones relativas a la igualdad de género y a las medidas específicas necesarias para el nombramiento efectivo de mujeres en los más altos puestos en los tribunales españoles». «Aunque parece que en los últimos años se han logrado algunos progresos limitados», apostillan.