La formación morada, al borde de la guerra civil tras la condena que demuestra irregularidades.

La primera condena por fraude en las primarias de Podemos podría abrir una guerra civil en la formación de Pablo Iglesias. Esta semana se hacía pública la primera sentencia condenatoria de un tribunal contra el partido de Iglesias por “manipular y alterar las votaciones telemáticas” en un proceso para elegir candidatos electorales.

La condena ha sido aprovechada por los sectores críticos del partido morado, donde ya preparan un aluvión de acciones judiciales, por la vía civil y la penal, que comenzarán por una demanda contra la formación por supuesto fraude en la Tercera Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos, en la que Iglesias fue reelegido y adaptó las normas del partido a sus circunstancias, para poder permanecer más tiempo en el cargo, elevar los salarios y hacer incompatibles más responsabilidades de las que hasta febrero estaban permitidas.

La corriente crítica del partido Nuevo Impulso lleva meses advirtiendo públicamente este tipo de prácticas, y tras la emisión de esta sentencia ha aprovechado para recordar que «llevamos años denunciando las manipulaciones de las primarias en Podemos, cómo el aparato hace trampas para alterar los resultados a su favor, cómo esconde el censo a las candidaturas no oficialistas mientras se aprovecha del mismo o lo modifica a su antojo y sin control», aseguran y critican que Podemos «ha montado un sistema electoral telemático absolutamente opaco en el que es fácil amañar cualquier proceso interno sin que puedan enterarse las bases del partido».

«Empiezan a salir sentencias que dan cuenta de la infamia, y seguirán llegando», advierte, antes de denunciar que la Tercera Asamblea Ciudadana «se enterraron» los «principios fundacionales» del partido «para que los dirigentes de Podemos se blindasen, en cargos, sueldos y mandatos».

Además, adelantan en un comunicado que no sólo tratarán de revertir el proceso interno a nivel estatal, sino que emprenderán una campaña de denuncias por la vía penal en las primarias de distintas comunidades autónomas en las que Iglesias ha conseguido blindarse.

En los últimos meses la dirección morada ha maniobrado para apartar a los líderes territoriales que no le eran plenamente afines, convocando procesos cuando no correspondían y apartando a secretarios generales autonómicos.

El auto que abre la veda para el resto de acciones judiciales fue emitido por el juez de primera instancia José Ramón Manzanares Codesal y da la razón al demandante, Alejandro Matas, militante morado que encabezó una de las tres candidaturas concurrentes y que perdió por 39 votos a la liderada por Sergio Asunción.

En la sentencia, ante la que cabe recurso en la Audiencia Provincial, el juez anula los resultados del proceso interno previo a las elecciones municipales de 2019 en Villalba (Madrid) por «manipular» el proceso y se aviene a «aceptar la conclusión del Fiscal según la cual el partido político ‘vulneró el artículo 23.2 de la Constitución, manipulando el resultado de las urnas.

(David Lozano. Periodista Digital)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *