La red del pajarito ha sido durante cuatro años el canal preferido del inquilino de la Casa Blanca para anunciar sus decisiones más importantes y sortear el bloqueo de periódicos y cadenas de televisión

A Donald Trump lo dejaron este 8 de enero de 2021 sin su altavoz favorito.

La compañía Twitter, que se pone siempre a favor de la corriente y ahora juega a la corrección política, anunció este viernes que suspende permanentemente la cuenta @realDonaldTrump.

Se justifican los de Twitter diciendo que toman la medida ante el riesgo de que el todavía presidente de EEUU siga incitando a la violencia, después de que este miércoles sus seguidores irrumpiera por la fuerza en el Capitolio.

«Tras una revisión minuciosa de los recientes tuits de la cuenta @realDonaldTrump y el contexto que los rodea – específicamente cómo se están recibiendo e interpretando dentro y fuera de Twitter – hemos suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia».

Unas horas más tarde del cierre y censura de Trump, la cuenta oficial de su Gobierno cargó contra la multimillonaria la compañía liderada por Jack Dorsey, denunciando que ya no permite la “libertad de expresión”.

Las acciones de Twitter han caído un 3% desde el anuncio.

CENSURAS PREVIAS

Previamente a la censura total de Trump, la compañía había suspendido dos días su cuenta, después de que el presidente publicase una serie de tuits ‘subidos de tono’.

Uno de ellos incluía un mensaje de vídeo, en el que el presidente manifiesta simpatía por los ‘insurgentes’ y califica las elecciones como «fraudulentas».

El presidente volvió a tuitar un día después abogando por una transición de poder sin sobresaltos.

En su blog, Twitter hac referencia expresa a los posts del presidente realizados este mismo viernes, 8 de enero de 2021 en los que Trump tuiteó:

«Los 75.000.000 de grandes patriotas americanos que votaron por mí, AMERICA PRIMERO, y HACER DE NUEVO A AMERICA GRANDE, tendrán una VOZ GIGANTE por mucho tiempo en el futuro. No se les faltará el respeto o serán tratados injustamente de ninguna forma o manera!!!»

Poco después el todavía presidente añadió:

«A todos los que me lo han preguntado, no iré a la inauguración del 20 de enero»

Según explicó Twittter, después de evaluar el lenguaje de estos mensajes bajo el amparo de sus políticas contra la glorificación de la violencia, la red social determinó que estos violaron los términos de uso de la plataforma.

Es por ello que se procedió inmediatamente a suspender permanentemente la cuenta.

La red social alega que ambos tuits deben ser puestos en contexto.

Alude a las continuas tensiones en el país y al repunte de las conversaciones a nivel mundial sobre el asalto violento al Capitolio el pasado 6 de enero.

Twitter consideró que las formas en que las palabras de Trump puedan ser interpretadas por diferentes audiencias, podrían incitar a nuevos actos violentos.

Aún así, Trump continuó tuiteando el viernes por la noche usando la cuenta @POTUS del gobierno, a pesar de que su cuenta @realDonaldTrump fue suspendida.

«Como llevo diciendo durante mucho tiempo, Twitter ha ido más y más lejos en la prohibición de la libertad de expresión y esta noche los empleados de Twitter han coordinado con los demócratas y la izquierda radical en la eliminación de mi cuenta de su plataforma, para silenciarme», escribió el mandatario en una serie de mensajes que posteriormente dejaron de estar disponibles.

En ellos también barajó la posibilidad de crear su propia red social.

Poco después de la decisión de Twitter, Google suspendió la aplicación de la red social Parler de su Play Store hasta que ésta una «sólida» moderación de su contenido mientras que Apple dio al servicio 24 horas para presentar un plan detallado que garantice la supervisión de su contenido.

Parler es una red social que incluye a muchos de los partidarios de Trump que han sido cesados de otras plataformas como Twitter. En un comunicado, Google respaldó su decisión alegando las continuas publicaciones en la aplicación que buscan «incitar a la violencia en EEUU».

Cabe recordar como Facebook también aplicó sus más duras restricciones a Trump bloqueando su cuenta el jueves de forma indefinida. No obstante, su co-fundador y consejero delegado, Mark Zuckerberg, especificó que esta prohibición duraría al menos dos semanas, hasta la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

Durante esa misma jornada, el proveedor de software de comercio electrónico Shopify suspendió sus servicios a las tiendas online de la Organización Trump y la campaña Trump.

De esta forma, TrumpStore.com y shop.donaldjtrump.com, que vendían merchandising oficial del mandatario se mantuvieron inactivas.

La compañía alegó que Trump violó la política de la empresa, que prohíbe a los minoristas que usan su plataforma promover o apoyar organizaciones o personas que promuevan la violencia.

EL EXITO DE LA RED PARLER

El éxito de ‘Parler’ es evidente y vertiginoso.

El senador Ted Cruz lo promocionó el 25 de junio de 2020 en su cuenta de Twitter con un mensaje provocador: “Hablemos claro. Vamos a terminar con la censura de Silicon Valley”.

A partir de ese momento ganó participantes. Con usuarios como Ivanka Trump o el gobernador de Nebraska entre sus estrellas. Se definen como “el espacio para los que están cansados de la ausencia de transparencia en las grandes tecnológicas, la represión ideológica y los abusos de privacidad”.

Su sede está en Henderson, Nevada.

Por ahora cuentan con menos de 50 empleados. El nombre viene del francés, “hablar”.

Nacida en 2018, Parler recuerda visualmente a Twitter y Facebook. El límite de caracteres por mensaje llega a los 1000 caracteres a los que se pueden agregar fotos, GIFs o memes. Al igual que las dos hegemónicas, se puede comentar en los mensajes previos o usar hashtags.

El equivalente al retuit o el compartir sería el botón “eco”, representado por un megáfono. De Reddit, un foro muy popular y de gran viralidad, han tomado el ícono de voto positivo. Como en la mayoría de los servicios de redes sociales es necesario tener, al menos, 13 años para poder usarlo.

El 11 de Noviembre, una semana después de las elecciones presidenciales alcanzó su pico de descargas y se convirtió en la app más descargada en la tienda de Apple. Su director de operaciones arrojó cierta luz sobre sus números internos al celebrar que habían alcanzado los 10 millones de usuarios. Una cifra de la que no se acerca a los más de 2.700 millones de Facebook y más de 300 de Twitter, pero que sí genera un impacto e influencia en el único país donde tiene interés en operar de manera formal.

En parte, el triunfo de Parler es conseguir sacar la conversación más allá de la propia app, forzando que se hable de ellos en Twitter, Facebook, YouTube y los medios de comunicación.

Aunque John Matze es su CEO y cofundador, la pieza clave en su lanzamiento y financiación es Rebecca Mercer, alumna de Stanford y de familia muy relevante en el entorno conservador. Apoyaron financieramente a Breitbart News y tienen experiencia en tecnología. La familia Mercer era una de las inversoras mayoritarias en Cambridge Analytica, la empresa de minado de datos en Facebook que tuvo que cerrar tras demostrarse su relación con la injerencia electoral rusa.

Lawrence Rosenthal, presidente del Centro de Estudios de Política de Derechas en la Universidad de Berkeley, lo considera una extensión del comportamiento habitual en la derecha de Estados Unidos: “Sigue un patrón que han tenido desde los 80, con el auge de la radio y después la televisión por cable. Esto lo han trasladado a las redes sociales. En todos los casos, cuando los medios masivos no les dejan participar como desean, crean su universo paralelo. Parler es una vuelta más en este fenómeno”.

En Parler insisten en tener, como plataforma, un punto de vista neutro.

“Intentamos evitar eliminar contenido de los miembros de la la comunidad”.

No escogen los contenidos, ni desde el punto de vista editorial, ni con algoritmos. Como sucedía en los orígenes de Twitter, obedece a un criterio cronológico».

Sí cuentan con una pestaña con las últimas noticias, para destacar cuentas que no sigue el usuario que podría considerar de su interés.

Y otra más para mostrar el contenido de los perfiles verificados, en su mayoría políticos del ala más radical del Partido Republicano.

(Periodista Digital)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *