Torra reaparece y pide «proclamar la independencia y defenderla en la calle

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El expresidente carga contra la mesa de diálogo y exige a Aragonès lo que él no se atrevió a hacer.

Lección magistral de demagogia, ventajismo y deslealtad del expresidente de la Generalidad Quim Torra y la presidenta del Parlament, Laura Borràs en la denominada «Universidad catalana de verano» que se celebra en la localidad francesa de Prada de Conflent. Borràs y Torra cargaron contra la mesa de diálogo que defiende el presidente de la Generalidad, el republicano Pere Aragonès, a quien acusaron de haber regalado dos años al Estado, el plazo dado por JxCat a ERC para tratar de conseguir la amnistía y, sobre todo, un referéndum de autodeterminación pactado con el Estado.

Según Borràs, «el independentismo está desorientado, pero no tanto como para pasar dos años mareando la perdiz». Además, ha prometido que el Parlament no será una «gestoría» del poder autonómico y se ha comprometido «a que se pueda debatir de todo al margen de lo que diga el poder judicial». También ha urgido a Aragonès para que además de negociar sobre competencias e infraestructuras «avance hacia la independencia».

Pero el plato fuerte lo ha servido Torra, quien ha exigido a Aragonès lo que él mismo no se atrevió a hacer, esto es «proclamar la independencia y defenderla en la calle«. En opinión de Torra, el Govern no tiene fuerza para negociar nada y Aragonès no sabe ni siquiera qué reglas arbitrarán la mesa de diálogo que se reunirá la tercera semana de septiembre. En tales circunstancias, «cuando somos más fuertes en las urnas y más débiles en la negociación«, acotó, es necesario un «salto colectivo». «Sólo proclamando la república y defendiéndola en la calle saldremos adelante», declaró Torra, según el digital separatista El Nacional.

En cuanto a la mesa de diálogo, el expresidente ha manifestado que «el punto de partida debería ser que o negociamos el referéndum o proclamo la independencia«. También ha vuelto la vista atrás para decir que «si hubiéramos proclamado la independencia el 3 de octubre (fecha en la que el separatismo con el concurso de los sindicatos UGT y CC.OO. montó una huelga general) estaríamos en una situación muy diferente».

Debilitar a Aragonès

La ofensiva de JxCat contra Aragonès se agudiza. La estrategia del partido de Puigdemont pasa por debilitar al presidente para provocar el descarrilamiento de la mesa de negociación y del propio Govern. En los últimos días ha aumentado el número de pronunciamientos neoconvergentes en contra del diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez. Los llamamientos de Aragonès a la unidad y a la lealtad no han servido de nada. El separatismo muestra su desunión de manera descarnada.

(Pablo Planas. Libertad Digital)