Sectarismo ideológico: Sanidad culpa al hombre del riesgo de infarto en la mujer por el «reparto desigual» de las tareas en casa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Sanidad ahora atribuye al «reparto desigual de las tareas domésticas y de cuidados» la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres.
El borrador inicial de Sanidad incluía así mismo algunas medidas polémicas, como promover el fin del alcohol en los menús de bares y restaurantes.
La Estrategia en Salud Cardiovascular del Sistema Nacional de Salud -que provocó la polémica por recomendar a bares y restaurantes no incluir bebidas alcohólicas en sus menús- dedica uno de sus apartados a la «perspectiva de género» como «factor de riesgo» de las enfermedades del corazón. El borrador,  atribuye al «reparto desigual de las tareas domésticas y de cuidados» la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres.

El documento señala que este «reparto desigual» de las labores en el hogar ha supuesto «una presión mayor, generando un estrés adicional en las mujeres y una dificultad añadida para gestionar el tiempo y los hábitos de manera más saludable».

El documento insiste en que «el sistema de género asigna socialmente a las mujeres el papel de cuidadoras de otras personas» y «esto supone una sobrecarga física y mental con los riesgos que ello implica para su propia salud y la dejación del cuidado de la salud propia asociados al papel de cuidadora». Otro factor destacado, según el borrador de Sanidad, es el «acoso y la discriminación cotidiana, incluida la violencia» que, sostiene Sanidad, ejercen como «estresores crónicos que deterioran la salud cardiovascular».

Medidas polémicas

El borrador inicial de Sanidad incluía algunas medidas polémicas, como promover el fin del alcohol en los menús de bares y restaurantes.

Las críticas provocaron que el Ministerio rectificase y eliminase ese punto del texto final, aprobado con las comunidades autónomas. El Gobierno, según su primera propuesta, abogaba por colaborar con establecimientos de restauración «para promover la dieta mediterránea como modelo de alimentación cardiosaludable, sin incluir en ella el consumo de alcohol».

(Con información de VozPopuli)