Pedro Sánchez no intentará una negociación seria y realista de los Presupuestos Generales del Estado con el PP. Los ‘populares’ lanzaron hace escasas semanas una frase con doble sentido, tal y como adelantó OKDIARIO: «No negociaremos un Presupuesto de un Gobierno con Podemos». La frase implicaba que, sin Podemos en el Gobierno o en las decisiones económicas, sería posible pactar medidas. Pero el PSOE ha preferido echarse en brazos del partido de Pablo Iglesias de cara a los Presupuestos y aplazar los posibles focos de inestabilidad interna en Moncloa. Especialmente, después de que el propio Iglesias advirtiera ayer mismo de que no aceptaría ninguna negociación presupuestaria entre Sánchez y Pablo Casado.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, lanzaba este miércoles por la mañana su órdago. Según él, unos presupuestos «expansivos» como los que se presentarán para 2021 no pueden ser aprobados con el PP, un partido “incompatible» con Unidas Podemos.

La advertencia era igualmente anunciada por el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, que señalaba que sus 35 diputados son «incompatibles» con acuerdos con PP y C’s porque eso sería «darle aire a Vox”. Según el portavoz morado, los Presupuestos saldrán adelante con los partidos progresistas que apoyaron la investidura. «Lo digo con toda claridad», remarcaba Echenique.

Y, efectivamente, el órdago de los responsables de Podemos, parece contar con la asunción plena del PSOE, que admite ya internamente que tendrá que plegarse a una negociación encabezada por los comunistas. El PP, de este modo, tiene claro que será imposible negociar nada con el Gobierno de Pedro Sánchez en materia presupuestaria.

Presupuestos sin»comunistas»

Las conversaciones mantenidas en el seno del PP, que cuentan con el beneplácito directo de Pablo Casado, vuelven a subrayar sin matices que «el PP no apoyará ningún Presupuesto que venga de un Gobierno con comunistas».

A nadie se le escapa que la condición choca frontalmente con el órdago podemita a Pedro Sánchez. Y con el hecho de que Sánchez prefiere echarse en brazos de sus actuales socios. Es más, tampoco nadie podrá sorprenderse de que el PP no esté dispuesto a respaldar unas cuentas públicas que lleven la firma de Podemos, las pautas de la formación morada y el descrédito económico del partido de Pablo Iglesias.

De este modo, España camina hacia una de las peores recesiones que nadie recuerda tras dos años de inacción reformista y un lamentable abandono a las empresas durante el coronavirus: y lo hará con unas cuentas diseñadas en exclusiva por socialistas, comunistas, separatistas y proetarras.

Por todo ello, desde las filas ‘populares’ observan el inicio de la materialización de los Presupuestos desde el convencimiento de que, lo mejor que les puede ocurrir, es que Pedro Sánchez ni insista en negociar con ellos, porque el punto de encuentro entre el PP y quienes quieren subir los impuestos, disparar el gasto público y eludir los controles del déficit en Bruselas, es básicamente nulo.

Desde las filas del PP cuentan con que el desastre originado por Sánchez e Iglesias hasta el momento –y el que pueda venir con las medidas del PSOE y Podemos– aboque a España a tener que pedir más ayuda a Europa de la lograda hasta el momento, tal y como ocurrió ya con José Luis Rodríguez Zapatero. Ese será el momento en el que el PP respalde a España, pero ante la UE y para lograr un buen rescate: no previamente y para disparar los impuestos y el gasto público bajo exigencia de un Presupuesto presentado por Sánchez, pero impuesto por Iglesias.

Las condiciones del PP

El líder del PP, Pablo Casado, dejó claro ya hace días a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que su partido estaría dispuesto a sentarse a hablar de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) pero con “condiciones” como parar la mesa de diálogo entre el Gobierno de España y el Govern catalán. Esa mesa está igualmente respaldada por Podemos. Y ahora, además, el PP suma su rechazo a una agenda económica comunista.

Ya en aquel momento, Calvo criticó la actitud del Partido Popular por no prestarse a apoyar unas cuentas públicas, lo que sería «algo muy bueno para España», según ella. «Ojalá todos entendieran que nuestro país necesita unos Presupuestos», añadió.

La vicepresidenta afirmó que no podía garantizar la presentación de un proyecto de Presupuestos para 2020 porque el Ejecutivo aún no tiene asegurados los apoyos necesarios para sacarlos adelante. La presentación de las cuentas públicas depende en la actualidad de que ERC se comprometa a apoyarlas. Eso nunca sería un buen comienzo para cualquier acercamiento hacia el PP.

Pablo Casado, así, ya en los últimos meses ha planteado varias veces a Pedro Sánchez hablar de los Presupuestos si se cumple una serie de requisitos, como romper con los independentistas. Pablo Casado sostiene que su partido está abierto a «cualquier colaboración» y que «siempre» que Pedro Sánchez le ha llamado a alguna reunión, ha acudido. A su entender, sería «bueno» que el Gobierno buscase el apoyo del PP para no depender de «los independentistas y la extrema izquierda». Pero con ellos en el Gobierno del PSOE, las posibles negociaciones con el PP desaparecen.

(Carlos Cuesta. OK Diario)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *