Nueva batalla en el independentismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La guerra entre Esquerra y JxCat puede vivir de nuevo mañana un episodio de gran resonancia. El partido de Carles Puigdemont ha forzado una reunión de la Mesa del Parlament para que se vote la publicación en el Boletín Oficial del Parlament de Cataluña (BOPC) de la resolución completa contra la Monarquía y la salida de España de Don Juan Carlos I que se aprobó en un pleno el 8 de agosto. Esa iniciativa parlamentaria, que declaraba a Cataluña “republicana” y tildaba a la Casa Real de “delincuente”, fue modificada parcialmente por el secretario general de la cámara, Xavier Muro, para ajustarla a las advertencias del Tribunal Constitucional y desató una nueva bronca entre las fuerzas independentistas.

El objetivo de JxCat es comprometer de nuevo a Esquerra, que ha evitado en toda la legislatura entrar en la dinámica de la desobediencia de la anterior, para que vote a favor. En este sentido, el partido de Puigdemont quiere que se vote mañana tanto la publicación íntegra de las resoluciónes como el cese del secretario general, que ya pidió el presidente de la Generalitat, Quim Torra. De no votar a favor, JxCat ya prepara sus ataques para desgastar al partido de Oriol Junqueras: “Solo un pacto con los partidos del 155 podría impedir que el texto de Junts per Cataluña prosperase”, advierten, en alusión a un posible alineamiento de ERC con PSC y Ciudadanos, los otros dos partidos presentes en la Mesa -formada por siete miembros y de mayoría separatista-.

JxCat ha sumado un nuevo argumento para que se publique la resolución y es el comunicado publicado hoy por la Casa Real que indica que Don Juan Carlos I se halla en Emiratos Árabes Unidos desde el 3 de agosto. “Ante la complicidad de los poderes del Estado, que han estado encubriendo y protegiendo esta monarquía corrupta y el aval del Gobierno a la fuga del Rey Emérito, el Parlament no puede caer en la autocensura ni sucumbir a las amenazas”, sostiene el partido de Puigdemont.

Ciudadanos, por su parte, también ha presentado una propuesta de resolución en apoyo a Muro, tras las críticas que ha recibido por parte de Torra y JxCat. En este sentido, los propios letrados del Parlament dirigieron un escrito insólito contra las presiones del president de la Generalitat para defender su trabajo y profesionalidad ante las advertencias de parte del independentismo, especialmente de JxCat y la CUP, y reivindicar su independencia.

Entre los puntos que han quedado fuera de la publicación oficial del Parlament están la reprobación al Rey Felipe VI, el fragmento que tilda a la Monarquía de “delincuente” o la referencia al 1-O y a la declaración unilateral de independencia. En cambio, sí que ha mantenido el fragmento de que “Cataluña es republicana y, por lo tanto, no reconoce ni quiere tener rey”.

Este nuevo enfrentamiento tiene tintes electorales. JxCat va a tratar de poner contra las cuerdas a Esquerra y al presidente del Parlament, Roger Torrent, una circunstancia que se ha ido repitiendo a lo largo de toda la legislatura y que tuvo su primer y sonado episodio en el rechazo a investir telemáticamente a Puigdemont en enero de 2018. Si bien, también es cierto que los republicanos han elevado últimamente bastante el tono contra el Gobierno y su gestión de la salida de Don Juan Carlos I y contra la Casa Real.

(Javier Gallego. Diario La Razón)