Alicia Padín es la coordinadora de la llamada Red de Dinamización Lingüística de Galicia, dependiente de la consejería de Educación de la Xunta.

En plena polémica por la aprobación de la Ley Celaá y mientras el Partido Popular hace grandes aspavientos, gritos de «libertad, libertad» y declaraciones grandilocuentes en el Congreso de los Diputados en defensa del derecho a estudiar en español en toda España, allí donde gobierna, como es el caso de Galicia, aplica las mismas políticas que los separatistas, a veces incluso con mayor entusiasmo, como se refleja en la entrevista que publicó este domingo La Voz de Galicia a Alicia Padín, una nacionalista radical que ejerce de coordinadora de la llamada Red de Dinamización Lingüística de Galicia, un ente dependiente de la Consejería de Educación del gobierno que preside el popular Alberto Núñez Feijóo.

Tal y como queda claro en la entrevista, la «dinamización lingüística» no es otra cosa que la erradicación total del español como una de las dos lenguas que se hablan y siempre se han hablado en Galicia. Alicia Padín dice que su misión es «conseguir que la gente tenga conciencia lingüística (sic), que sepa que teneos un idioma que hay que defender». Entre sus tareas señala «la formación de personas que no fueron educadas en gallego o que proceden de países extranjeros».

Alicia Padín reconoce que su objetivo principal son los niños, «es importante trabajar con las nuevas familias para que le hablen gallego a sus hijos, los niños tienen que ver el gallego como su idioma propio». Pero el verdadero objetivo es la erradicación del castellano de Galicia, algo que admite sin tapujos Alicia Padín: «Claro que hay gente que no habla gallego y no se entiende. Hoy en día ninguna persona culta debería atreverse a hablar en público en castellano, porque sería contra nosotros mismos y contra lo nuestro».

La «normalizadora» de Feijóo reitera que hay que impedir a toda costa que el español se hable en Galicia: «Hay que seguir insistiendo en los niños y en las personas que no tuvieron el gallego como lengua materna o que procedan del extranjero». Parece que claro que para esta señora los ciudadanos procedentes de otras regiones de España son «extranjeros».

Por todo ello, Hablamos Español ha pedido al presidente popular su cese inmediato.

La Red de Dinamización Lingüística de Galicia que promueve estas ideas xenófobas es absolutamente dependiente de la Xunta de Galicia y recibe cuantioso fondos para sus actividades en contra de los gallegos que hablan español y no tienen ninguna intención de dejar de utilizar su lengua materna. Como ejemplo, Alicia Padín comenta la última campaña que han puesto en marcha: «Este año hay un programa especial, ya que debido a la pandemia, la Xunta buscó una fórmula para dinamizar el sector cultural y se creó el fondo Xacobeo21. Depende de la Secretaría General de Política Lingüística y se traduce en una inversión de millón y medio de euros. Son más de mil actividades».

(Libertad Digital)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *