Marlaska acerca a otros 3 etarras. Ya son casi 50 presos acercados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Nuevo acercamiento de presos de la banda terrorista ETA a cárceles cercanas al País Vasco desde la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa. Se trata de Gorka Vidal Álvaro, Miguel Guillermo San Argimiro Isasa e Íñigo Vallejo Franco. La decisión ha sido aprobada este martes por Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio de Interior de Fernando Grande-Marlaska.

Gorka Vidal Álvaro fue condenado a 20 años de prisión por colaboración con banda armada, tenencia de armas y estragos. Fue detenido en 2004 junto al etarra Izkur Badillo, cuando ambos transportaban en una furgoneta 536 kilos de explosivos, 506 de cloratita y 30 de dinamita, con los que planeaban atentar en Madrid de forma inminente. Ingresó en prisión la prisión de Córdoba el 4 de marzo de 2004 y será trasladado a la cárcel de Logroño.

Cumplió las tres cuartas partes de la pena en febrero de 2019, ha aceptado la legalidad penitenciaria y participa en actividades programadas, por lo que el Ministerio de Interior ha optado por concederle el segundo grado.

Miguel Guillermo San Argimiro Isasa fue condenado a 25 años de prisión por por estragos, banda armada, robo y enaltecimiento del terrorismo. Ingresó el 19 de mayo en el centro penitenciario de Cáceres y será trasladado a la de Soria, cercana a su círculo familiar. Fue detenido después de colocar en Madrid un coche-bomba y una bomba-lapa con la que pretendía atentar de forma inminente. Cumplirá las tres cuartas partes de su condena en febrero de 2021.

Instituciones Penitenciarias le ha concedido el segundo grado tras haber aceptado el recluso la legalidad penitenciaria y participar en actividades programadas.

Íñigo Vallejo Franco fue condenado a 28 años de cárcel, seis meses y un día por pertenencia a organización terrorista, lesiones, tenencia de explosivos y falsificación de documento público. Planeó un atentando en Sevilla en 2002 durante el Consejo Europeo que se celebró en esa ciudad los días 21 y 22 de junio.

Este preso etarra ingresó en la prisión de Sevilla II el 17 de octubre de 2013 y será trasladado a la de Dueñas-La Moraleja (Palencia). En julio de 2033 cumplirá las tres cuartas partes de la condena. El Ministerio de Fernando Grande-Marlaska asegura que ha aceptado la legalidad penitenciaria y a través de un escrito ha reconocido el dolor causado, mostrando su empatía con las víctimas del terrorismo. Se le ha concedido también el primer grado.

«Ya son casi 50 presos acercados»

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha sido la encargada de denunciar estos nuevos acercamientos de presos etarras al País Vasco. Esta asociación carga contra el ministro Fernando Grande-Marlaska por haber trasladado a casi 50 presos de la banda terrorista ETA desde la llegada de Sánchez al Gobierno.

«Llama poderosamente la atención el tiempo de condena que les resta. Solamente han cumplido: 7 años de los 28 de condena, 8 de 25 y 6 de 20, respectivamente. Ya son casi 50 los presos de ETA que el Gobierno de Sánchez ha acercado a cárceles próximas al País Vasco o incluso a prisiones vascas«, ha asegurado la AVT en un hilo colgado en su perfil de Twitter.

Desde la asociación apuntan a que Marlaska les aseguró que estos acercamientos iban a ser «individualizados y puntuales, y vemos cómo se están generalizando». «Reiteramos nuestra reivindicación de que se les exija la colaboración con la Justicia para cualquier tipo de mejora en su situación penitenciaria», añade la AVT.