El Supremo encara la recta final de sus deliberaciones sobre el tercer grado a Junqueras y el resto de condenados por el 1-O. Pero se muestra partidario, como la Fiscalía, de denegárselo.

Todo apunta a que Oriol Junqueras no podrá hacer campaña electoral en apoyo a Pere Aragonés de cara a las elecciones catalanas del 14 de febrero. Y que el indulto del Gobierno a los condenados por el 1-O, que el ministro de Justicia adelantó que ya está en la agenda de su departamento para analizarlo, no parece entusiasmar al Tribunal Supremo.

Los magistrados de la Sala de lo Penal que preside Manuel Marchena seguirán deliberando la semana próxima sobre el tercer grado penitenciario que la Generalitat concedió a los nueve líderes independentistas condenados por sedición en el juicio del procés, un asunto que ha generado una treintena de recursos tanto de la Fiscalía como de los condenados. No obstante, valora rechazar estos últimos en consonancia con el criterio del Ministerio Público, han señalado fuentes de este órgano.

La deliberación lleva su tiempo porque además del número de recursos, de los que este jueves no se llegó a entrar apenas en cinco, los magistrados deben adoptar una postura sobre el régimen de semilibertad que se les trató de aplicar desde el Govern por la vía del artículo 100.2 del régimen penitenciario.

Los seis magistrados que integraron el tribunal del caso -todos menos Luciano Varela, ya jubilado- se inclinan según las mismas fuentes por acoger el criterio adoptado por la Fiscalía tanto en instancias catalanas como en sus escritos al Supremo, en los que se argumenta que la progresión al tercer grado de los condenados por el procés es prematura porque producen el «menoscabo de los fines esenciales de la pena» y transmite a la sociedad la sensación de «impunidad». En cuanto al 100.2, la Fiscalía alega que se asemejaría a un «tercer grado encubierto».

La Fiscalía del Tribunal Supremo recurrió el pasado mes de agosto ante el alto tribunal el tercer grado que la juez de vigilancia penitenciaria número 5 de Cataluña avaló con respecto al exvicepresidente y líder de ERC, Oriol Junqueras; los exconsejeros , Jordi Turull, Josep RullRaül Romeva y Joaquim Forn; el expresidente de la ANC y dirigente de JxCat, Jordi Sànchez, y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart.

Si el Supremo tumba defitivamente el tercer grado exprés concedido por la Generalitat, el Gobierno tendrá un problema de oportunidad para llevar al Consejo de Ministros los indultos ya solicitados por diversos particulares contra los condenados sediciosos.

(M.B. EsDiario)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *