El presidente de Portugal veta por segunda vez la ley de eutanasia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ya dependerá de los diputados que sean elegidos en los comicios legislativos de finales de enero.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ha vetado por segunda vez el proyecto de ley aprobado por el Parlamento para legalizar la eutanasia, y de nuevo ha sido por las dudas sobre el alcance práctico de una medida ya que según él no queda claro en el texto si se requiere padecer una enfermedad mortal, una incurable o una simplemente grave.

La Asamblea de la República había dado su visto bueno al texto actual a principios de noviembre, después de tener en cuenta las aclaraciones que le había reclamado el Tribunal Constitucional tras las dudas que ya expresó Rebelo de Sousa en su día. El segundo proyecto había recibido 138 votos a favor, 84 en contra y cinco abstenciones.

El presidente de Portugal, sin embargo, ha vuelto a hacer de freno a la promulgación definitiva. Quiere que los diputados aclaren conceptos muy importantes y que están ambiguos así como posibles contradicciones, en particular por los conceptos de «enfermedad incurable» y «enfermedad grave» que acompañan al de «enfermedad fatal» y que podrá lugar a todo tipo de interpretaciones.

Cree que el texto, en su redacción actual, establece «un cambio considerable de ponderación de los valores de la vida y la libre autodeterminación», según un mensaje difundido por la propia Presidencia y que recoge extractos de la sentencia emitida por el Tribunal Constitucional y en la que Marcelo Rebelo de Sousa pide dos aclaraciones sobre «cuestiones que han surgido sólo en esta versión de la ley».

«El decreto mantiene, en una norma, el requisito de ‘enfermedad mortal’ para el permiso de anticipación de la muerte, que venía de la primera versión del título. Pero, la extiende, en otra norma, a la ‘enfermedad incurable’ aunque no sea mortal, y, en otra más, a la ‘enfermedad grave’», dice el comunicado, que añade que el Presidente de la República «pide al Parlamento que aclare si se exige ‘enfermedad mortal’, si sólo ‘incurable’, si sólo ‘grave’».

Marcelo Rebelo de Sousa también pide a la Asamblea de la República que indique las razones de un «cambio considerable en la ponderación de los valores de la vida y la libre autodeterminación».

«El cambio que se produjo, en unos nueve meses, entre la primera versión de la ley y la actual, que corresponde a un cambio considerable en la ponderación de los valores de la vida y la libre autodeterminación, en el contexto de la sociedad portuguesa», dice el comunicado.

El debate, en cualquier caso, recaerá ya en manos de la Asamblea de la República surgida de los comicios del 30 de enero.