Se despiden de la cárcel gracias a los indultos. El Govern de Aragonès en bloque paraliza su agenda y arropa a los dirigentes en las tres cárceles catalanas

Los nueve golpistas indultados por el Gobierno ya son ciudadanos libres, limpios de los delitos de sedición y malversación de fondos públicos por los que habían sido condenados por el Tribunal Supremo en 2019. Han abandonado la cárcel a la misma hora, como habían pactado, para conseguir esa foto de grupo que sus huestes venderán como el triunfo del independentismo frente a la persecución política y judicial del Estado. Gritos de «¡Independencia!» han acompañado los primeros en libertad de los indultados.

A la opereta del «reencuentro» interpretada por Pedro Sánchez en el Gran Teatro Liceo ha respondido este miércoles el separatismo con una performance de los golpistas del 1-O como mártires de la represión del Reino de España. De la prisión de Lledoners han salido Oriol Junqueras, Jordi TurullJosep RullRaül RomevaQuim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, que han posado con los símbolos separatistas habituales: una estelada y una pancarta con el lema «Freedom for Catalonïa». De la de Puig de les Basses lo han Carmen Forcadell y Dolors Bassa. A las puertas de prisión les ha recibido una amplia representación del Govern de Cataluña, con su presidente, Pere Aragonès, al frente en el caso de los golpistas varones.

Todos ellos estaban condenados a penas de entre 9 y 13 años por alzarse pública y tumultuariamente contra la legalidad estatutaria y constitucional durante el otoño de 2017 con una serie de comportamientos que acabaron en el referéndum ilegal del 1 de octubre. Junqueras, cabecilla de la sedición, recupera la libertad tras haber cumplido tres años y ocho meses de prisión de los 13 a los que fue condenado.

(Agustín de Grado. OK Diario)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *