Los amigos de mis amigos | Paco Álvarez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ahora por fin ya sabemos a qué se refería Sánchez con la campaña de burda propaganda que decía: “salimos más fuertes”. Se refería a sus amigos y a los amigos de sus amigos podemitas, que también tienen derecho a una dirección general, los pobres. Ellos, desde luego, han salido más fuertes y con mejor puesto. A los demás, que nos den una paguita.

No contento con tener el gobierno más excesivamente grande (robusto, lo llama él) de la democracia, ha creado 27 altos cargos a dedo en cuatro meses, de los cuales “13 altos cargos 13”, fueron nombrados bajo el paraguas del Estado de Alarma. ¿Importantes para luchar contra la pandemia? Pues no. Me temo que no. La mayoría para el Ministerio de Consumo, que está muy ocupado todavía (supongo) analizando por qué bajaron las apuestas deportivas en fútbol coincidiendo con el parón de la liga. Misterio de los misterios.

A éstos hay que sumar los 110 asesores (Rajoy tenía 65) y las estructuras que se crean alrededor de cada uno de estos nuevos altos cargos, que por cierto no han correspondido, como estima la ley a funcionarios, sino a amigos de Sánchez o a amigos de sus amigos. Vaya lío. Cree el protagonista de “Aló presidente” que él es como Enrique “el de las mercedes” y que puede ir repartiendo sueldos y mercedes estatales por la cara a quien estime oportuno.

Hombre, es verdad que ellos sí que salen más fuertes, por ejemplo los directores generales salen más fuertes; con sueldos de 90.000 € anuales, además de todo tipo de prebendas. Justo lo que necesitábamos ahora. Un gobierno inútil y enorme. Caro y malo. Sí. Digo que este gobierno es inútil. O inepto, no sé qué es peor. Pero no es simplemente una opinión personal, creo que es un hecho contrastable:

Si a la vez que el paro alcanza cifras record, las multinacionales se van y los ertes no se cobran un ministro de Seguridad social afirma que “no creo que haya aumentado mucho la pobreza con el covid”, la ministra de trabajo pone en marcha una campaña para detectar “esclavitud o prácticas similares” entre los trabajadores agrícolas, el de Ciencia dice que los mayores que han fallecido en España por Coronavirus “habrían muerto mucho antes en otros países”, si tenemos ministros como Marlaska, que cada vez que habla da una versión nueva sobre su intento de desmontar la Guardia Civil a la vez que salva su trasero, o de Abascal, el de las maletas de Delcy (40 bultos sospechosos) que entraron en España sin pisar suelo español…

También caso aparte es el filósofo Illa, que no es capaz según parece, de comprar ni mascarillas que funcionen y eso que la pagamos a precio de oro, comprándoselas a empresas que ni existen, ni se dedicaban a ello hace dos meses… Es tal el lío de este desgobierno (Si tía, superdrástico, tía) que no hay por dónde cogerlo. ¿gobierno robusto? Yo diría gordo. Yo diría enorme. Enormemente incompetente.

Hay un vídeo en internet en el que la ministra de Industria confunde a la CDC, organismo de control de enfermedades con ACDC el grupo de rock. También hemos visto a ministros diciendo lo contrario que otros o incluso contradiciéndose a ellos mismos, como la de ACDC de antes, capaz de afirmar en el mismo día que las fronteras se abrirán el 22 de junio y que no, que se abrirán el uno de julio… y también todos hemos visto al jefe de esta banda de inanes presumir en sede parlamentaria de que llevábamos un par de días sin muertos por la pandemia, cuando hasta en el Financial Times nos sacan los colores por una forma de contar los fallecidos digamos, demasiado creativa. Pronto nos saldrán a deber, nos saldrá un saldo positivo. Es el milagro de los cuentos y las cuentas. Y todo gracias a este equipo, incapaz a mi humilde parecer, de organizar ni una pelea en un After, pero que les ha tocado en una tómbola gestionar nuestro país en el momento más crudo desde la postguerra. Vaya equipazo, vaya banda y eso sin hablar del Vice comunista…

Y estos son los de primera línea. Los mejores de su equipo. Los ministros. No puedo imaginarme, ni en mis peores pesadillas, el nivel de los de segundo o tercer escalón, los directores generales, subsecretarios, etc. Sus amigos y los amigos de sus amigos. Miedo da pensarlo. Alguno si es capaz de reconocer un puente una de cada tres veces, lo pondrán de director de algo de ingeniería, fijo.

Pero no pasa nada… no protestéis, fachas, que nos dejan pasar a fase II. Nos dejan salir ya sin horario al prado a pasear. Eso sí, con bozal. Prado que es pisado, como decía el poeta, por muchos que deberían en él, haber pacido.

Salir obedientes, pero con miedo, que viene el lobo, que viene la “nueva normalidad” en la que sólo mis amigos y los amigos de mis amigos, tendrán trabajo. Vosotros, a pagar impuestos y a dar gracias por este gobierno “que no deja a nadie (de mis íntimos) atrás”. Desde luego a nadie de los que compartieron pupitre con Pedrín. Lo de Pablo es distinto. Se ve que se llevó más bofetadas en el recreo…

Agradezcámosle a los que nos encerraron, que ahora, cuarenta mil muertos después; más pobres, más gordos y con más mala leche, los que quedamos… podemos ir a tomar algo, a ver a los amigos, a ver a los abuelos encerrados desde principios de marzo en las residencias. Gracias excelso líder por dejarme hacer lo que es mi derecho que me quitaste por la cara. Gracias por habernos estabulado, pero era demasiado tarde ya para los miles de muertos, tan incontables que ni tú sabes cuántos son. Gracias por permitir las manifestaciones cuando te interesaba. Gracias por tomar toda la responsabilidad y luego decir que la culpa no es tuya (ni de tu Vice, sólo de Ayuso) Gracias por tantas mentiras, que cada vez que dices algo sale un vídeo tuyo anterior en el que decías justo lo contrario. Debe de ser difícil que con tan poca hemeroteca tengas declaraciones a favor y en contra casi de cualquier cosa y su contraria.

Gracias por las normas absurdas, por los horarios de paseo, por las mascarillas que no protegían a los sanitarios, gracias por no haber hecho caso a la OMS hasta que era tarde, gracias por decir que habías hecho unos tests que no hiciste (y que no, la John Hoskins tampoco), gracias por las cuatro fases que son cinco. Gracias por encumbrar a Zapatero al segundo puesto en cuanto a “peores presidentes de la Historia de España”. Te lo has ganado.

Los amigos de mis amigos, que sí son trabajadores de verdad, algunos héroes autónomos, o pequeños empresarios, comerciantes, obreros, taxistas… te agradecemos que hayas colocado a tus amigos en los puestos clave. Ahora sabemos quiénes son responsables de todo. Tú, tus amigos y los amigos de tus amigos.

Paco Álvarez | Escritor