La operación de preparación para pandemias del gobierno se parece mucho a los pirómanos que dirigen el departamento de bomberos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si no se detiene la operación de “preparación para pandemias”, impulsada por el miedo y el engaño, la experiencia del COVID-19 pasará de ser un trauma único en la vida a un desastre recurrente provocado por el hombre.

Imagínese un departamento de bomberos urbano excepcionalmente ambicioso, ubicado en una ciudad con muy pocos incendios naturales. Estos ambiciosos bomberos no tienen suficiente trabajo, prestigio ni sueldo para su gusto. No les interesa simplemente pulir sus camiones, levantar pesas y cocinar chile; estos bomberos quieren más. Mucho más.

Elaborarán un plan. Iniciarán un programa de investigación, financiado por los contribuyentes, mediante el cual desarrollarán un arsenal de los productos más grandes, aterradores e inflamables del planeta.

Justificarán este programa con el argumento de que estas creaciones destructivas son absolutamente necesarias para el desarrollo de extintores más grandes y mejores. Por cierto, ellos mismos también desarrollarán, comercializarán y venderán estos extintores.

Estos extintores patentados les reportarán a los ambiciosos bomberos una fortuna increíble, si logran que todos los hombres, mujeres y niños de la ciudad compren uno.

El departamento de bomberos, en colaboración con las corporaciones que fabricarían sus extintores milagrosos, publicita activamente el riesgo supuestamente tremendo y cada vez mayor de incendios que, según ellos, amenazan a la población.

Según los ambiciosos bomberos, los factores de riesgo de que se agraven los incendios están en todas partes y son cada vez mayores (calentamiento global, crecimiento demográfico, elija el que prefiera) y el próximo “gran incendio” está a la vuelta de la esquina.

Ciudadanos crédulos y temerosos y políticos fuertemente presionados caen en su historia, inyectando cada vez más dólares de impuestos al programa de investigación y desarrollo del departamento de bomberos.

El departamento de bomberos desarrolla y aumenta su arsenal de superriesgos fabricados contra incendios, hasta que un día…¡UPS!

De alguna manera, uno de los productos inflamables se libera y se produce un incendio arrasador. Nadie sabe exactamente cómo empezó; de hecho, los bomberos jefes se reúnen y niegan públicamente que alguno de sus productos pudiera ser el responsable.

Pero aterrorizando al público y confundiendo a los políticos, los bomberos obligan a la población a refugiarse en sus casas y a seguir sus estrictas instrucciones, para no perecer en el holocausto. Después de todo, los bomberos son los expertos.

Promocionan intensamente sus extintores especiales como la única solución, ¡incluso consiguieron que se prohibiera el uso del agua para combatir incendios! (El agua no funcionaría en este tipo de fuego, insisten. Solo bastan los extintores especiales del departamento de bomberos).

Con una enorme inyección de fondos de los contribuyentes, el departamento de bomberos construye sus extintores en un tiempo récord y los vende agresivamente a todos los que puede.

Mientras tanto, grandes áreas de la ciudad arden hasta los cimientos. Y debido al mal diseño y la construcción apresurada de los extintores, estos dispositivos resultan tan letales como el fuego, o incluso peores, ya que sus efectos dañinos persisten mucho después de que el fuego se haya extinguido.

Pero los bomberos y sus compinches corporativos han asegurado sus fortunas.

La población, desconcertada y traumatizada, no logra comprender lo que sucedió, al igual que los políticos ineptos. El departamento de bomberos surge como la entidad más poderosa de la ciudad. Reanudan su «investigación», fortalecidos por su creciente riqueza y poder. Después de todo, la próxima gran conflagración está a la vuelta de la esquina.

¿Suena inverosímil? Piénselo de nuevo. Porque en el ámbito de la “ preparación para pandemias ”, los pirómanos están al mando del departamento de bomberos.

El sorteo de preparación para la pandemia

Bajo el pretexto del desarrollo de vacunas, hay docenas —quizás cientos— de laboratorios biológicos en todo el mundo que realizan investigaciones de ganancia de función en innumerables virus y otros agentes infecciosos.

El Instituto de Virología de Wuhan es el más infame, pero muchos de estos laboratorios están ubicados en Estados Unidos, y al menos cinco de ellos manipulan únicamente el virus de la gripe aviar H5N1 .

Esta vasta y turbia industria de patogenicidad fabricada se ha infiltrado en nuestras agencias gubernamentales, nuestras fuerzas armadas y nuestras universidades y, por supuesto, la industria farmacéutica está profundamente entrelazada en toda esta empresa.

Esta “investigación” implica un proceso de varios pasos:

  • Obtener fondos de subvención —que también proporcionen cobertura legal, intelectual y ética— para la investigación de ganancia de función, promoviéndola como esencial para la “preparación ante pandemias” y el desarrollo de vacunas.
  • Obtener de la naturaleza patógenos (normalmente virus) que actualmente no se transmiten a los seres humanos ni entre ellos, pero que podrían lograr que lo hicieran.
  • Alterar genéticamente esos patógenos en el laboratorio añadiendo, manipulando o eliminando material genético, para hacerlos más transmisibles y/o más mortales en los humanos.
  • Acelerar la evolución de estos virus haciéndolos pasar a través de mamíferos con características inmunológicas similares a las de los humanos, así como a través de cultivos de células humanas.
  • Publicar los “logros” logrados en la mejora de la transmisibilidad y/o virulencia de los patógenos en la literatura científica, asegurando así un apoyo financiero continuo.
  • Obtener patentes sobre elementos clave de los virus fabricados para garantizar regalías cuando y si se desarrolla una vacuna contra el patógeno.
  • Esperando (o quizás provocando) el escape de estos patógenos a las poblaciones animales o humanas.
  • Poniendo en marcha todo el coloso de respuesta a la pandemia y desarrollo de vacunas .

Este trabajo viola la Convención sobre Armas Biológicas de 1975. Pero estos laboratorios persisten en su trabajo, bajo la falsa premisa de que su “investigación” está diseñada para proteger a la población mundial de “enfermedades infecciosas de rápida aparición” promoviendo el desarrollo de vacunas. Esto es una mentira.

Las investigaciones de tipo ganancia de función realizadas en estos laboratorios altera genéticamente estos virus animales, permitiéndoles hacer con facilidad y rapidez lo que rara vez hacen en la naturaleza: saltar de una especie a otra, propagarse fácilmente entre los humanos y matar a seres humanos en cantidades significativas.

En esencia, estos investigadores toman virus que se encuentran naturalmente en los animales y que representan un riesgo mínimo o limitado para los humanos, y los alteran para hacerlos altamente transmisibles y mortales para los humanos.

¿Por qué?

No existe ninguna justificación legítima para esta investigación. Es muy simple: si uno realmente desea proteger a la población mundial de Godzilla, no debe crearlo deliberada y sistemáticamente en el laboratorio.

Este tipo de investigación tampoco tiene sentido cuando se trata del desarrollo de vacunas. Si a uno le preocupan los patógenos existentes, debería desarrollar tratamientos que los combatan.

Los patógenos naturales ya tienen numerosos objetivos para intervenciones, ya sea que estas involucren la reutilización de medicamentos existentes o el desarrollo de nuevos medicamentos (incluidas vacunas).

Ya contamos con un arsenal de medicamentos que se sabe que son eficaces contra los virus. Una investigación sensata, ética y, de hecho, sensata se centraría en estrategias destinadas a atacar las grietas existentes en la armadura de los patógenos potenciales, en lugar de crear nuevas superbacterias letales en el laboratorio.

Lamentablemente, se puede ganar mucho menos dinero y se puede conseguir poco poder con un enfoque sensato. Contrariamente a las afirmaciones alarmistas, simplemente no hay muchas pandemias que se produzcan de forma natural.

Y los enormes beneficios que buscan las grandes farmacéuticas y los investigadores sólo provienen de productos patentados, nuevos y exclusivos, especialmente de aquellos que pueden ofrecerse mediante un modelo de suscripción, como las vacunas anuales.

La pandemia de COVID como ensayo general

Por supuesto, ya hemos visto todo el escenario de los pirómanos al mando del departamento de bomberos durante la pandemia de COVID-19 . Un patógeno filtrado y desarrollado en un laboratorio provocó confinamientos .

A los pacientes que dieron positivo se les dijo que se quedaran en casa sin tratamiento. Las autoridades suprimieron sin piedad los tratamientos farmacológicos genéricos existentes y establecidos con excelentes perfiles de seguridad, como la hidroxicloroquina y la ivermectina , pero solo para su uso contra el virus.

Cuando los pacientes enfermaban gravemente, eran ingresados ​​en el hospital y tratados con medicamentos patentados administrados según protocolos dirigidos que más tarde demostraron ser tóxicos para los pacientes, pero muy rentables para los fabricantes de medicamentos y los titulares de patentes.

Mientras tanto, los sistemas hospitalarios fueron recompensados ​​por su obediencia con grandes bonificaciones por cada diagnóstico de COVID-19 realizado y cada muerte por COVID-19 que presidieron.

Las “vacunas” patentadas se fabricaron en un tiempo récord (traducción: demasiado rápido) y se desató la campaña más escandalosa y coercitiva de la historia para imponer un tratamiento médico, con el fin de obligar al mundo entero a aceptar una “vacuna” experimental, lanzada a las apuradas y mal llamada, basada en la novedosa plataforma de terapia génica de ARNm. Los resultados fueron devastadores.

Según el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las inyecciones de COVID-19 resultaron en eventos adversos a una tasa 117,6 veces mayor que la vacuna contra la influenza.

Hasta el 30 de mayo, se habían notificado al VAERS más de 1,6 millones de eventos adversos por las inyecciones de COVID-19, así como 38.559 muertes y 4.487 abortos espontáneos.

Estas cifras eclipsan los informes de VAERS sobre todas las demás vacunas en conjunto. Desde cualquier punto de vista, las inyecciones de ARNm contra la COVID-19 fueron intervenciones históricamente tóxicas y letales.

Estos datos se han acumulado a pesar del hecho de que VAERS es un sistema muy laborioso para presentar un informe y del hecho de que el personal sanitario que insistió en presentar informes VAERS apropiados fue acosado y a veces incluso despedido por hacerlo.

Además, la recopilación y publicación de estos datos han sido suprimidas por las autoridades y sólo han sido revelados al público por investigadores independientes.

Además, existe un error de subregistro bien establecido relacionado con VAERS de al menos uno y quizás dos órdenes de magnitud.

Hoy, se han retirado del mercado varias vacunas contra la COVID-19 que las autoridades promocionaron repetidamente como “seguras y eficaces”, incluidas las de Johnson & Johnson y AstraZeneca. Irónicamente, las más peligrosas siguen en pie.

¿Por qué? Porque los supervivientes son productos del ARNm.

La plataforma de ARNm sobre la que se crean las inyecciones “supervivientes” de COVID-19 presenta un potencial casi ilimitado de ganancias financieras, ya que proporciona una plataforma prácticamente “plug and play” para terapias genéticas que pueden comercializarse contra numerosos patógenos infecciosos futuros, así como contra cánceres y otras enfermedades.

La captura de la medicina y la academia

Como se mencionó anteriormente, los sistemas hospitalarios se vieron arrastrados a esta labor desacreditable gracias a poderosos incentivos financieros tanto de las grandes farmacéuticas como de agencias gubernamentales controladas . Pero los hospitales no son las únicas instituciones que antes eran de confianza y que se han visto arrastradas a esta labor.

Décadas antes del COVID-19, muchas universidades se involucraron en la investigación de armas biológicas y en muchas de estas prestigiosas instituciones aparecieron laboratorios de ganancia de función altamente rentables.

Estos laboratorios están financiados por múltiples fuentes problemáticas: agencias gubernamentales como el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, rama de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) del Dr. Anthony Fauci, las grandes farmacéuticas y defensores/inversores privados de vacunas como el omnipresente y globalista Bill Gates .

El trabajo fundamental sobre la creación del SARS-CoV-2 —el virus que causa la COVID-19— no se llevó a cabo en Wuhan sino en el Laboratorio Ralph Baric de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

En el momento de escribir estas líneas, se está repitiendo la misma situación aterradora con el virus de la gripe H5N1, comúnmente conocido como “gripe aviar” . Como ya se ha mencionado, al menos cinco laboratorios en los Estados Unidos están manipulando este virus, así como muchos otros laboratorios en el extranjero.

Si la gripe aviar sale del laboratorio y se convierte en una pandemia, aquí hay dos científicos clave (y sus laboratorios asociados) a quienes se debe exigir responsabilidades:

Yoshihiro Kawaoka, Ph.D. , del Departamento de Ciencias Patobiológicas de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin, ha estado trabajando en estudios de ganancia de función con influenza aviar desde 2006 .

Está financiado por el gobierno japonés , así como por Daiichi Sankyo Pharmaceuticals , Fuji Corporation y la Fundación Gates , entre otras fuentes. Kawaoka es cofundador de la empresa de vacunas FluGen . Posee 57 patentes estadounidenses, muchas de las cuales se refieren a secuencias genéticas de la gripe aviar que se utilizarán para la vacunación humana contra la gripe aviar.

Sorprendentemente, el laboratorio de Kawaoka ha sido responsable de dos fugas de gripe aviar conocidas anteriormente. En la primera, ocurrida en noviembre de 2013 , un trabajador del laboratorio se pinchó con una aguja contaminada. Si bien eso afortunadamente no provocó un brote, no se siguieron los protocolos antes ni después de este accidente, lo que dio lugar a una investigación del NIH que debería haber cerrado la investigación por completo.

En el segundo accidente, un trabajador de laboratorio en formación perdió la conexión de su tubo de respiración y estuvo expuesto a aire infectado con gotitas respiratorias de hurones infectados con virus de la gripe aviar modificados . Aunque esto no provocó la infección, una vez más no se siguieron los protocolos correctamente y el NIH no fue notificado adecuadamente del accidente.

Por más alarmante que sea que se permita que un laboratorio tan propenso a accidentes y que rompe protocolos continúe funcionando en cualquier capacidad, es escandaloso que el laboratorio de Kawaoka ahora esté trabajando con el mismo subclade (2.3.4.4b) del virus H5N1 que ha infectado al ganado en 12 estados.

Uno sólo puede preguntarse qué saben (y qué no saben) el presidente de la Universidad de Wisconsin, Jay Rothman , y la Junta de Regentes de la Universidad de Wisconsin sobre las actividades del laboratorio de Kawaoka, y cómo pueden justificar el patrocinio de una “investigación” tan potencialmente catastrófica en la universidad que supervisan.

El profesor RAM (Ron) Fouchier, Ph.D. , subdirector del Departamento de Virología del Centro Médico de la Universidad Erasmus de Róterdam (Países Bajos), pasó a la vanguardia de la investigación sobre la gripe aviar a finales de 2011, cuando creó con éxito una cepa del virus que podía transmitirse en hurones a través de gotitas respiratorias de aerosol .

Este fue un paso importante hacia el desarrollo de un virus que pudiera transmitirse a los humanos, ya que los sistemas inmunes de los hurones y los humanos comparten similitudes considerables.

Esta investigación sorprendentemente peligrosa le valió a Fouchier considerables críticas incluso de algunas de las figuras más prominentes en el campo de la investigación médica a favor de las vacunas. La Fundación para la Investigación de Vacunas escribió una carta a la Casa Blanca de Obama en marzo de 2013 en la que condenaba el trabajo de Fouchier, lo calificaba de “moral y éticamente incorrecto” y afirmaba la necesidad de: “Consideremos las cuestiones éticas que plantea la investigación sobre la ganancia de función del virus H5N1, especialmente los experimentos para aumentar la transmisibilidad de los virus H5N1 de modo que puedan transmitirse entre humanos con la misma facilidad que la gripe estacional… [lo que podría] causar una pandemia mundial de proporciones épicas que eclipsaría la pandemia de gripe española de 1918 que mató a más de 50 millones de personas”.

Cabe destacar que esta carta fue firmada por varios destacados defensores de las vacunas, como el “padrino de las vacunas”, el Dr. Stanley Plotkin, y el famoso defensor de las vacunas, el Dr. Paul Offit.

El trabajo de ganancia de función de Fouchier fue tan alarmante que incluso los más entusiastas defensores de las vacunas tomaron medidas inusualmente enérgicas para detenerlo.

En Estados Unidos se produjo una interrupción temporal de las investigaciones sobre ganancia de función, pero no duró.

Fouchier no ha hecho caso de sus advertencias y nadie en la Universidad Erasmus ni en ningún otro lugar lo ha detenido. Fouchier ha continuado su trabajo de ganancia de función con diferentes cepas de influenza aviar y ha acumulado 20 patentes estadounidenses, muchas de las cuales se centran en sus experimentos de ganancia de función.

El regreso de la ‘pornografía del miedo’

El 4 de junio, la Dra. Deborah Birx (la “Scarf Lady” de la famosa COVID-19) declaró a CNN que todas las vacas en los EE. UU. deberían ser examinadas todas las semanas para detectar la gripe aviar y que todos los trabajadores también deberían ser examinados en piscinas.

Birx hizo esta recomendación absurdamente impráctica a pesar de los hechos de que a) hay poca o ninguna mortalidad en el ganado infectado con gripe aviar, b) la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aún no ha cambiado las directrices sobre el consumo de leche cruda o pasteurizada y c) ese uso irresponsable de las pruebas de diagnóstico generaría una enorme cantidad de resultados falsos positivos.

Incluso considerando su desempeño durante el COVID-19, Birx debe saber que tales pruebas a la ligera destruirán la confiabilidad de las pruebas PCR, cuya especificidad es muy cuestionable para empezar.

Hacer recomendaciones tan poco prácticas y contraproducentes es la típica “pornografía del miedo”, y pedir pruebas tan irresponsables parece ser un intento deliberado de avivar el pánico y tal vez incluso generar casos de falsos positivos.

Otro ejemplo de la estrategia de “pornografía del miedo” para la “preparación ante una pandemia” fueron las recientes afirmaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que un paciente en México murió en abril de 2024 debido a la influenza H5N2.

Incluso dejando de lado la cuestión de la relevancia, dado que el H5N2 es una cepa de influenza completamente diferente del H5N1, la afirmación era falsa. El Secretario de Salud mexicano refutó rotundamente la afirmación de la OMS . La OMS admitió más tarde que su afirmación había sido incorrecta .

La afirmación inicial falsa de la OMS fue ampliamente difundida en los principales medios de comunicación. Sin embargo, su retractación ha sido en su mayor parte sepultada, y los escasos informes de retractación que se han publicado han sido engañosos.

Un informe de la ABC escrito por una tal Mary Kekatos, que reconocía la retractación , afirmaba engañosamente que la OMS había declarado que el paciente “murió con la cepa H5N2 de gripe aviar”.

Apenas una semana antes, la propia Kekatos había escrito un artículo sobre la descripción del caso por parte de la OMS titulado “ Primer caso mortal humano de subtipo de gripe aviar confirmado en México: OMS ”.

Cabe destacar que el informe inicial de la OMS describió explícitamente “un caso fatal confirmado de infección humana por el virus de la influenza aviar A(H5N2)”.

Incluso en las raras ocasiones en que los medios tradicionales publican datos que refutan la “pornografía del miedo” pandémica, parecen incapaces o no dispuestos a hacerlo con honestidad transparente, e incluso esas admisiones engañosas quedan enterradas en los resultados de búsqueda en Internet.

En una nota más racional, el Dr. Robert Redfield , ex director de los CDC durante el primer año de COVID-19, predijo en una entrevista con NewsNation que la próxima pandemia sería la influenza aviar.

Redfield cree que se tratará de una versión filtrada en laboratorio de la gripe aviar, y afirma que “la ‘receta’ para hacer que la gripe aviar sea altamente infecciosa para los humanos ya está bien establecida”, recordando que en 2012 se llevó a cabo una investigación de ganancia de función sobre el virus de la gripe aviar, en contra de sus recomendaciones. En otras palabras, cree que los pirómanos están de nuevo en acción.

Conclusión y Recomendaciones

De hecho, si algún laboratorio liberara H5N1 armado en la población, esto sería un acto manifiesto de incendio biológico, al menos equivalente al escape inicial del SARS-CoV-2 del laboratorio de Wuhan, y dado el precedente establecido por el desastre del COVID-19, incluso una liberación accidental constituiría un acto inexcusable de asesinato en masa.

El riesgo de esta investigación es tan grande, la probabilidad de filtraciones (ya sean accidentales o deliberadas) está tan bien establecida y es tan alta, y lo que está en juego en términos de vidas humanas es tan potencialmente catastrófico, que la investigación sobre ganancia de función debe detenerse por completo.

La Dra. Jane Orient, directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Médicos y Cirujanos, hizo las siguientes recomendaciones de sentido común en respuesta a la continua “pornografía del miedo” sobre el H5N1 promovida por personas como Deborah “Scarf Lady” Birx y la OMS, y las advertencias del ex director de los CDC Robert Redfield: “Necesitamos acabar con el pánico, controlar y aislar a los animales enfermos. Lo mismo ocurre con los humanos. Investigar y utilizar medicamentos reutilizados para el tratamiento. “Descalificar a los responsables de la debacle del COVID. Permitir la libre discusión de opiniones. “Destruyan las reservas virales peligrosas, aseguren los laboratorios y tengan en cuenta quién paga las investigaciones”.

En esa línea, aquí están nuestras recomendaciones

  1. Citando la Convención Internacional sobre Armas Biológicas de 1975, se debe cerrar inmediatamente TODA la investigación de ganancia de función en los EE. UU. Como afirma el Dr. Orient, esta acción debe incluir la protección de los laboratorios y la destrucción de las reservas virales. Cualquier resistencia o interferencia con esto debe estar sujeta a un castigo penal por violaciones del Código de Nuremberg.
  2. Exijan de inmediato que se haga lo mismo en todos los laboratorios internacionales (especialmente, pero no exclusivamente, el laboratorio de Fouchier en los Países Bajos y el Instituto de Virología de Wuhan). Una vez más, anuncien que cualquier resistencia en cualquier nivel será considerada una violación del Código de Núremberg.
  3. Aprobar rápidamente una legislación que establezca que toda la propiedad intelectual asociada con la investigación de ganancia de función completada sea de dominio público. Todas las vacunas o terapias desarrolladas a partir de dicha investigación serán genéricas y no estarán sujetas a derechos de propiedad.
  4. Cesar toda financiación actual y prohibir cualquier financiación futura para la manipulación genética de patógenos.
  5. Es necesario restablecer enfoques de sentido común ante los virus respiratorios, centrándose en la buena higiene, el aislamiento de los enfermos (no de los sanos), el uso inteligente y gratuito de las terapias existentes, un enfoque local-regional (no global) de la salud pública y la eliminación completa de todo el proceso de aquellos con antecedentes de fracaso y/o deshonestidad durante el período de COVID-19, incluida la OMS.

Ahora es el momento de que los ciudadanos expresen en voz alta sus preocupaciones sobre esta cuestión ante los funcionarios electos y otras personas de autoridad que son responsables.

Por ejemplo, los residentes de Wisconsin deberían informar al gobernador de Wisconsin , Tony Evers , a los senadores Ron Johnson (republicano por Wisconsin) y Tammy Baldwin (demócrata por Wisconsin) y a sus legisladores estatales qué piensan sobre el laboratorio de Kawaoka.

Además, el presidente de la Universidad de Wisconsin, Rothman, y la junta de regentes deberían escuchar a todos y cada uno de los ex alumnos de Badger que no quieren que su alma mater sea la fuente de la próxima pandemia.

El estado de Florida ha prohibido la investigación sobre ganancia de función dentro de sus fronteras. Por supuesto, se debe presionar al gobierno federal para que actúe definitivamente y ponga fin a este tipo de investigación en el país y en el extranjero, pero otros estados deberían seguir el ejemplo de Florida en esta cuestión. Toda entidad política, grande o pequeña, que prohíba la investigación sobre ganancia de función da un paso importante en la dirección correcta.

Hay que despedir a los pirómanos del departamento de bomberos. Hay que detener toda la operación basada en el miedo y el engaño que es la “preparación para una pandemia”. De lo contrario, la experiencia de la COVID-19 pasará de ser un trauma que se produce una sola vez en la vida a un desastre provocado por el hombre que se repetirá periódicamente.

Por Clayton J. Baker, MD, y Brian Hooker, Ph.D.

Publicado originalmente por Brownstone Institute .

Deja un comentario