La Iglesia católica sigue perdiendo millones de fieles en Iberoamérica

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Según ha informado el Wall Street Journal, la Iglesia Católica sigue perdiendo millones de fieles bautizados, la mayoría de los cuales van camino del protestantismo evangélico, especialmente en su ala pentecostal. El gran bastión del catolicismo lo está abandonando en masa. El catolicismo ya no supera el 50% de la población en Uruguay y en toda América Central salvo Costa Rica. Y este año 2022 ocurrirá lo mismo en Brasil. Y lo más curioso es que el catolicismo está perdiendo rápidamente su posición dominante en el continente, justo cuando, por primera vez, la Iglesia universal tiene un Papa hispanoamericano.

Descenso vertiginoso del número de católicos

El continente americano que habla español y portugués está dejando de ser mayoritariamente católico. Mientras en el año 1995 un 80% de la población iberoamericana se identificaba como católica, ahora, en el 2018, sólo lo hacía un 59%. Por el contrario, el porcentaje de protestantes evangélicos supera ya el 20%, y de ellos un 65% son pentecostales.

¿Qué les dan los pentecostales que no les den los curas católicos? Ayuda material y coherencia religiosa

Las razones principales por las cuales tantos católicos dejan la Iglesia por otras comunidades eclesiales son, según los estudios sociológicos, que consiguen «una mayor conexión personal con Dios» (81%) y una mayor ayuda a sus miembros (60%).

La estructura organizativa del pentecostalismo le ha ayudado a introducirse en los barrios más pobres de América Latina, donde las iglesias ofrecen ayuda material y espiritual, explicar el reportaje del Wall Street Journal.

En el aspecto material, las iglesias dirigidas por laicos, con una feligresía de unas pocas docenas de familias, organizan donaciones de arroz y frijoles para las familias hambrientas, financian clubes de fútbol para los jóvenes con el fin de alejarlos de las bandas de narcotraficantes y organizan la asistencia sanitaria privada como una alternativa a los deficientes hospitales públicos de Brasil».

Pero , además, en la puramente religiosa, tira aún más, y la Iglesia Católica, tan imbuida en soluciones ‘de este mundo’, no les estaba hablando suficientemente de Cristo. Además, los fieles evangélicos son mucho más practicantes que los católicos, de forma que la mayoría de los protestantes (65%) acuden a sus cultos más de una vez por semana, mientras que solo un 16% de los católicos hacen lo mismo en su asistencia a Misa.

(Con información de La Gaceta e InfoCatólica)