La hipocresía verde de Glasgow: atasco de jets privados a la llegada de los millonarios y jefes de gobierno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más de 400 jets privados aterrizan casi al unísono en Glasgow

La cumbre climática de Glasgow ya podría ser considerada la cumbre de la hipocresía y el cinismo. Millonarios como el fundador de Amazon, Jeff Bezos, supuestos paladines de la lucha contra cambio climático,  lideran un desfile de 400 jets privados aterrizando casi al unísono en la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (CP26), incluidos el príncipe Alberto de Mónaco y el príncipe Carlos de Inglaterra, decenas de miembros de la realeza y otras decenas de directores ejecutivos de multinacionales que presumen de ser ‘verdes’ mientras provocan un extraordinario atasco aéreo. A este también se sumó Pedro Sánchez, volando en su contaminante avión presidencial desde Roma, donde asistió a la reunión del G-20.

Los millonarios medioambientales que nos imponen reducir los viajes aéreos y sustituir la ingesta de carne por la de insectos, se permiten viajar en sus aviones privados nada menos que a una crisis del cambio climático. Y despúes de llegar a Glasgow estos activistas súper ricos fueron llevados a las limusinas que les esperaban.

En un sólo día, el Daily Mail contó al menos 52 aviones privados aterrizando en Glasgow, mientras que las estimaciones sitúan el número total de vuelos para la conferencia en 400. Las predicciones más optimistas sugieren que la flota de aviones privados que llegue para la CP26 emitirán 13.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, el equivalente a la cantidad consumida por más de 1.600 británicos en un año.

Bezos anunció recientemente que destinará 10.000 millones de dólares (unos 9.200 millones de euros) a financiar a científicos, activistas, organizaciones sin ánimo de lucro y otros grupos que luchan para proteger el medio ambiente y contrarrestar los efectos del cambio climático, señaló el directivo.

El fundador de Amazon, que se la pasa aleccionando al mundo sobre el cambio climático, llegó a Glasgow en su avión privado Gulf Steam valorado en 70 millones de euros, después de celebrar el 66 cumpleaños del fundador de Microsoft, Bill Gates, en un superyate de 2 ,3 millones de euros a la semana frente a la costa de Turquía en un evento que generó muchas críticas en contra de la hipocresía verde, tanto que llegó al barco en helipcóptero.