“Invierno Negro”: La energía de los pobres, el gas butano, sube ya un 35% anual

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El “gas butano” es la “energía de los pobres”, pero sube ya un 35%. Todo lo “que demandan los hogares vulnerables” han subido hasta un 100% en su precio. Ya no se usa la calefacción en las casas de los pobres.

Se acerca un “invierno negro” para las familias más vulnerables. De la pandemia quedan ahora las situaciones más dramáticas, prácticamente con “familias en la UCI”, sin ayudas, sin ingresos, sin trabajo, con una deuda de alquiler y de facturas de la luz que va creciendo, y que les sitúa ahora al borde de la calle, son “family homeless” made in Spain, son familias sin hogar, denuncia la Fundación Madrina. Y ahora no tienen ni dinero ni para el transporte público, por lo que no pueden recoger los alimentos en las colas del hambre.

Los ERTEs ya están pasando a EREs, muchas empresas y negocios Pymes ya saben que cierran, y muchas familias vulnerables se quedan sin trabajo.

La vulnerabilidad ha aumentado en España en número y en la gravedad entre las familias vulnerables, que vuelven a estar condenadas a ir a las “colas del hambre”.

Con el fin del estado de alarma, se redujo al 50% las familias que acudían a las “colas del hambre”. Muchos fueron llamados de nuevo al trabajo. Sin embargo, la precariedad de los empleos, a veces de tan solo 4 h y con salarios que no llegan a cubrir la subida de los gastos del alquiler y los gastos de luz, han originado que estas mismas familias vuelvan de nuevo a las “colas el hambre”, pero esta vez en una situación de pobreza y vulnerabilidad mucho más dramática que en pandemia.

Aumenta de nuevo la pobreza “materno infantil” en las ciudades hasta límites nunca vistos antes desde la segunda guerra mundial y la postguerra civil española. Ha llegado a tocar hasta un 24% de todos los hogares españoles. Especialmente vulnerables son los niños en edad escolar, víctimas de desahucios. Fruto de los mismos, estos menores experimentan el “fracaso escolar” y patologías diversas como consecuencia del estrés y el síndrome de las “neveras vacías”.

En las grandes urbes ya no se quiere a los niños. Propietarios de viviendas en las ciudades afirman que “no aceptan mascotas, ni niños ni embarazadas”, todos ellos son un riesgo para los agentes inmobiliarios y los propietarios en las grandes ciudades. Una madre gestante o un menor a cargo es sinónimo de “desempleo” o de que “no les van a pagar”, porque “nadie contrata a una embarazada”. Además “los niños menores de 3 años, carecen de guardería gratuita, lloran y son molestos en las viviendas” de las grandes urbes.

Todas las familias vulnerables sufren ya la “pobreza extrema” y reclaman allí donde van el pago de “facturas de luz, alquiler, ropa, zapatos, mantas, estufas de gas, y bombonas de gas…”. Ya no se usa la calefacción en las casas de los pobres.

La “pobreza energética” genera que muchas familias vulnerables usen el “gas butano” como alternativa, es la “energía de los pobres”, pero esta energía ha subido un 35% en el último año.

Ya ocurrió durante “filomena” y ahora en nuestro otoño pospandemia, otra vez empieza a subir de manera alarmante con la llegada del invierno. Mantas, bombonas, incluso neveras a gas, todo lo “que demandan los hogares pobres” han subido hasta un 100% su precio. El impacto sobre las familias pobres será letal, concluye la Fundación Madrina