Iglesias accederá a secretos del CNI que le están vetados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, se sentará como un miembro de pleno derecho más en la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia (CDGAI). Pero lo hará rompiendo una de las reglas básicas de funcionamiento del CNI y de los servicios de inteligencia en general: para acceder a secretos oficiales es necesario acreditar la «necesidad» de conocerlos. Y las materias que se tratan en esa comisión no están relacionadas con sus competencias en Derechos Sociales.

Ninguno de los asuntos y materias que se engloban bajo el manto de la vicepresidencia segunda de Iglesias requieren acceder a información reservada del CNI o de otro organismo estatal de inteligencia. Así de contundentes se muestran a OKDIARIO fuentes de la seguridad del Estado en referencia al concepto de «necesidad de conocer«, término clave para comprender el funcionamiento del sistema de intercambio de información reservada.

Según explican estas voces, esa «necesidad de conocer» es un principio básico del funcionamiento del CNI y de cualquier otro organismo dedicado a la obtención y suministro de inteligencia. Así viene reflejado en el artículo 2.2 de la Norma de Seguridad NS/02, un documento del CNI que establece quién y en qué condiciones puede acceder a documentos reservados o clasificados.

«La ‘necesidad de conocer’ es la determinación de que una persona requiere el acceso a información para desempeñar servicios, tareas o cometidos oficiales. Ninguna persona podrá tener acceso a información clasificada exclusivamente por razón de su cargo o posición, o por estar en posesión de una HPS, sin la preceptiva necesidad de conocer». Es decir, para «conocer», el sujeto que recibe la información debe necesitarla para la toma de algún tipo de decisión, como es el caso de miembros del Gobierno.

La norma vuelve a insistir por segunda vez en este punto: «Por consiguiente, ocupar un cargo o disponer de una HPS no justifica, en sí mismo, el acceso a información clasificada».

(Pelayo Barro. OK Diario)