España sufrirá un desplome de los ingresos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Gobierno comienza a hablar de «recuperación» cuando aún no se ha conocido ni cuál fue la caída del PIB en el segundo trimestre del año, que se espera que sea el peor de la crisis del coronavirus. Además, sigue aprobando medidas de gasto como el ingreso mínimo vital. Mientras tanto, los expertos dan por hecho -tras las cifras conocidas de abril- que la recaudación pública se hundirá en 2020 a niveles sin precedentes, un desplome de los ingresos de tanta magnitud que puede hacer tambalear los pilares del Estado del Bienestar.

Según los cálculos del Consejo General de Economistas, la caída de los ingresos públicos podría ser de hasta 40.000 millones de euros con una caída del PIB de entorno al 5%. Para entender el fuerte golpe que supondría un desplome de los recursos del estado de este calibre sólo hay que tener en cuenta que 40.000 millones de euros -exactamente 40.403 millones- es lo que destinaron las CCAA a educación en 2019. Como tienen todas las competencias transferidas sin ese dinero no podría sostener el sistema educativo español.

A esto se suma que 40.000 millones equivale al 65% de lo que las autonomías se gastan en un año -con datos de 2019 cerrados- a la sanidad, que ha sufrido en 2020 graves tensiones por la crisis del coronavirus. Para entender el impacto de perder estos fondos por el desplome de figuras como el IVA, Sociedades o el IRPF -sin contar con la merma de ingresos por cotizaciones sociales por la destrucción del empleo sin precedentes en tan corto lapso de tiempo-, también habría que tener en cuenta que 40.000 millones es el dinero que la Seguridad Social tiene que desembolsar para pagar las pensiones de jubilación durante cuatro meses.

Hay algunos cálculos acerca de la caída de los ingresos más conservadores, como el que dio a conocer la CEOE en abril. Según la organización que preside Antonio Garamendi el hundimiento de la recaudación tributaria podría oscilar entre el 8% y el 15% dependiendo del escenario económico final. En resumen, según estos porcentajes la pérdida de ingresos estaría entre los 17.000 y los 30.000 millones de euros, cantidades también muy abultadas que hacen prever problemas para hacer frente a las grandes partidas de gasto.

La solución que planteará el Gobierno, como ya hizo el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es disparar el déficit hacia niveles nunca vistos, como han dejado entrever en sus declaraciones públicas. Sin embargo, finalmente en 2010 el ex líder socialista tuvo que lanzar el mayor recorte del gasto de la democracia a pesar de que lo negó hasta el último momento. En el caso de que esta situación -forzada por Bruselas, que al final tiene que salvaguardar la solvencia de toda la zona euro- se repita, se avecinan fuertes recortes del gasto y subidas de impuestos que podrían dinamitar la coalición de Gobierno.

PUBLICIDAD

Los últimos datos de recaudación

Los últimos datos de recaudación de abril de 2020 -datos que se repetirán o que se agravarán en mayo- son muy inquietantes. Los ingresos que recauda el Gobierno se están desplomando fuertemente como consecuencia de la crisis del coronavirus. La recaudación total del Estado se hundió un 30,8% en abril en comparación con el mismo mes del año anterior. En el acumulado del año -teniendo en cuenta el desplome de los ingresos de enero a abril- la recaudación se desplomó un 4,4%.

Todas las figuras impositivas retrocedieron. Por ejemplo, el IVA se hundía un 29,2% en abril -contando sólo con las operaciones interiores un 35%-; el IRPF recaudaba un 13% menos y el Impuesto sobre Sociedades metía en las arcas públicas un 69,5% menos que en el mismo mes del año anterior. Los impuestos especiales también han retrocedido un 7,7%, según las estadísticas del departamento que dirige María Jesús Montero.

En términos acumulados, el IVA cayó un 4,7% hasta abril, el Impuesto sobre Sociedades restó dinero a las arcas públicas por lo que no se puede hacer una comparación con el año anterior (-2.697 millones de euros). El IVA entre enero y abril sigue creciendo un 2,9% pese al hundimiento del mes de abril, una tendencia que desaparecerá conforme avance el año.

(Calixto Rivero. OK Diario)