La economía española perderá más en menos de un año por la práctica desaparición del turismo extranjero que lo que recibirá en ayudas europeas España en los próximos cinco.

Tras cuatro meses desastrosos para el sector hasta junio, con la práctica totalidad de los hoteles cerrados y con meses de ocupación del 0% nunca vistas, la cuarentena británica o el aviso de Francia para que sus ciudadanos no viajen a España (dos de los principales mercados para el turismo español) anticipan un año en blanco con pérdidas que superarán el dinero que recibirá, teóricamente, España por el rescate europeo.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, volvió de la cumbre europea mostrando su triunfo en un video orquestado por Iván Redondo en Moncloa en el que todos los ministros le aplaudían. Se trajo de Bruselas 72.000 millones en ayudas a fondo perdido que no se recibirán de inmediato, sino que tardarán en llegar si es que finalmente llegan, ya que los países «frugales» podrían frenar la entrega de las subvenciones en el caso de que consideren que las reformas que hace Sánchez no son suficientes. En todo caso, recibir dinero de Europa siempre es algo positivo.

El problema es que las pérdidas que podría afrontar el turismo español este año por el cierre de fronteras durante el estado de alarma, las cuarentenas y los rebrotes podrían ser superiores a las ayudas europeas, concretamente de más de 80.000 millones de euros, lo que muestra que pese al dinero que España recibirá teóricamente de Bruselas en el futuro la situación dista mucho de ser halagüeña para la economía nacional.

Si se tiene en cuenta cuál fue el gasto turístico el año pasado, y la práctica desaparición del turismo español durante este ejercicio, las pérdidas podrían superar los 80.000 millones de euros. Es el mismo cálculo que hace la patronal, que pronostica unas pérdidas para el turismo español como consecuencia del turismo español que oscilaría entre los 92.600 millones de euros en el peor de los casos a los 83.134 en el mejor de ellos.

Todo dependerá de la demanda nacional, aunque desde la agencias de viajes ya avisan que las cuarentenas y las recomendaciones de no viajar aplicadas por los británicos y los franceses respectivamente está provocando cancelaciones masivas de turistas nacionales, que iban a viajar por España pero ante los último rebrotes y advertencias se quedarán en su casa.

Lo que se perderá de Reino Unido y Francia

Lo cierto es que el turismo español afronta la espiral más viciosa de toda su historia reciente. Lo que más preocupa es el veto que están tratando de imponer a todo el país Reino Unido y Francia, también a comunidades como Baleares, Andalucía o Canarias con escasos brotes activos por coronavirus en contraposición con lo que está ocurriendo en Cataluña.

El problema es que el fuerte de Pedro Sánchez no es la diplomacia. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, está fracasando por ahora en su intento de que las recomendaciones sanitarias o los vetos de otros países no sean para todo el territorio nacional sino sólo para las áreas con más contagios.

Únicamente durante este verano, el coste de la cuarentena británica puede ascender a 7.000 millones de euros y España perdería 6,4 millones de visitantes de Reino Unido. La recomendación de Francia de no viajar a España hará perder más de 3.330 millones de euros durante la temporada estival de 2020 y amenaza la llegada de 4,4 millones de viajeros galos.

(Calixto Rivero. OK Diario)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *