Los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2020 reflejan el fortísimo impacto que el coronavirus está teniendo en el mercado laboral español. La pandemia destruyó 1.074.000 puestos de trabajo en el segundo trimestre del año, la cifra más alta en la historia registrada por esta consulta, con lo que el número de ocupados se situó en 18.607.200.

El sector privado es el que ha sufrido con más dureza el azote del coronavirus. La ocupación entre abril y junio disminuyó en apenas 22.000 personas en el sector público mientras que en el privado lo hizo en 1.052.000. Respecto del mismo trimestre de 2019, el empleo se ha incrementado en 31.500 personas en el sector público y ha bajado en 1.229.100 en el privado. La mayoría de los que perdieron su empleo eran asalariados (1.033.300) y con contrato temporal (671.900). En terminos interanual, el número de asalariados bajó en 1.161.400, de ellos 232.300 con contrato indefinido y 929.100 con contrato temporal. El número de trabajadores por cuenta propia descendió en 36.100 este trimestre y en 34.600 en los 12 últimos meses.

En lo que se refiere al paro, aumentó en 55.000 personas. La tasa de paro se situó en el 15,33%. No obstante, este indicador sería en realidad muy superior al reflejado oficialmente por la EPA. Como explica el INE, “hay que tener en cuenta que no todos los que han perdido su empleo han pasado a clasificarse como parados según la definición de la OIT. Una parte considerable ha pasado a la inactividad, categoría que ha aumentado en 1.062.800 personas”. Este incremento de la inactividad se debe fundamentalmente a que el confinamiento y el cierre de empresas han impedido a 1.628.500 personas buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar. Por ello, “no han podido cumplir todas las condiciones que la definición OIT exige para ser clasificado como parado y han quedado clasificados como inactivos”, añade.

La suspensión o reducción de jornada de los trabajadores afectados por ERTE, junto con otros tipos de ausencias al trabajo (como paro parcial por razones técnicas o económicas, o enfermedad, accidente o incapacidad temporal), ha tenido reflejo en las horas efectivas de trabajo realizadas, que han disminuido un 22,59% respecto al primer trimestre. Con ello, el número de ocupados que efectivamente han trabajado en el segundo trimestre se reduce a 13.901.000 (el 35,14% de la población de 16 y más años).

(Roberto L. Vargas. Diario La Razón)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *