La economía de España descarrila: de locomotora a vagón de cola de Europa en medio año

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En medio año, España ha pasado de sacar pecho por liderar la recuperación a ser el último que saldrá de la crisis. 

Los datos se desinflan en España

El PIB no está creciendo a los niveles esperados hace unos meses. Ahora Bruselas no prevé que la economía española se recupere de la pandemia hasta el primer trimestre de 2023 y calcula que este año apenas crecerá un 4,6%. Esto significa que será el último país en volver a los niveles de 2019. «La mayoría de los Estados miembros se acercarán a sus niveles de producción anteriores a la crisis a finales de 2021 y sólo unos pocos lo harán el próximo año», reconoce la CE en el informe de otoño publicado esta semana. España, con la recuperación más tardía de la Unión Europea, será uno de los seis países (España, Bélgica, Grecia, Francia, Italia y Portugal), en los que la deuda seguirá superando el 100% del PIB a finales de 2023

Los datos avanzados por Bruselas sobre España son muy preocupantes y hablan por sí solos:

  • El déficit público todavía alcanzará el 8,1% este año muy por encima del umbral permitido (3%);
  • La deuda seguirá creciendo este año y se instalará por encima del 120% del PIB, concretamente en el 120,6% y seguirá casi doblando las reglas fiscales del Tratado de Maastricht suspendidas ahora por la covid;
  • El ratio deuda/PIB de este año disminuirá en alrededor de la mitad de los Estados miembros.
  • El nivel de desempleo no caerá por debajo de los niveles precrisis hasta 2023,una vez descontados los efectos de los ERTE y las ayudas a los autónomos. Este año continuará en el 15,2%.

En conclusión, a ojos de Bruselas, España no es más que el vagón de cola en esta salida de la crisis, que se alargará hasta 2023

El Gobierno erre que erre

Pese a esto, el Ejecutivo mantiene su previsión de que el PIB crecerá un 6,5% este año y un 7% el que viene, aunque desde Bruselas esperan que este año no se alcance ni el 5%. Con el viento en contra, la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se enroca en un escenario ficticio y asegura que no revisará las previsiones hasta la próxima primavera.

El Gobierno es consciente de que los Presupuestos que está intentando sacar adelante de cara al próximo año dependen de estas cifras; además del daño político que le causaría una marcha atrás a estas alturas, cuando han pasado ya dos meses del ‘varapalo’ del INE y la consecuente oleada de revisiones a la baja de todos los organismos sobre el crecimiento de España.