Enseñan a las vacas a ir al baño para frenar el ‘calentamiento global’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En medio de la cruzada anti carne impulsada por el pseudo ecologismo climático, un grupo de investigadores se propuso enseñar a las vacas a ir al baño.

Un grupo de investigadores ha publicado un artículo en el que aseguran que han conseguido enseñar a vacas a ir al baño en un intento de frenar las emisiones y el calentamiento global que ecologistas atribuyen en parte a la ganadería intensiva y los gases de efecto invernadero.

El estudio se produjo hace meses en instalaciones del Instituto de Investigación de Animales de Granja en Alemania y según sus autores, que acaban de publicar sus conclusiones en la revista Current Biology, consiguieron enseñar a 11 vacas a orinar en un recinto designado para ello con el fin de que sus residuos pudieran ser posteriormente tratados.

Entrenamiento “MooLoo”

Para enseñar a los terneros a hacer sus necesidades, los investigadores idearon el entrenamiento “MooLoo” que básicamente consistía en recompensar a los terneros cuando orinaban en la letrina y en conseguir que asociasen el hecho de orinar fuera de la letrina con una experiencia desagradable.

Los animales eran recompensados con comida tras orinar en el lugar correcto mientras que las que no lo hacían eran rociadas con agua durante unos segundos.

“Como castigo, primero utilizamos unos auriculares en el oído y reprodujimos un sonido muy desagradable cada vez que orinaban fuera. Pensamos que esto castigaría a los animales, no de forma demasiado aversiva, pero no les importaba. Al final, un chorrito de agua funcionó bien como disuasión suave“, explica Langbein.

De las vacas involucradas en el experimento, la mayoría aprendió tras once días; sobre el resto, los investigadores se muestran seguros de que lo conseguirían con un entrenamiento extra y comparan el aprendizaje con el de los niños pequeños: «Las vacas son, como otros animales domésticos, inteligentes y capaces de aprender, ¿por qué no pueden aprender también cómo usar un baño?»

En el estudio, los investigadores afirman que recoger el 80% la orina de los animales podría reducir en un 56% las emisiones de amoniaco a la atmósfera y que también se mejorarían las condiciones de higiene y bienestar de los animales y el estado del suelo y del agua.
Ahora que los investigadores saben cómo entrenar a las vacas para que hagan sus necesidades, quieren trasladar sus resultados a granjas reales y explotaciones ganaderas con el ánimo de que “en unos años todas las vacas vayan al baño”, concluye Langbein.
De seguir esto así, lo siguiente podría ser que ellos mismo se limpien con papel higiénico. ¿Y por qué no lavarse los dientes?
Y es que la agenda 2030 y la élite globalista va a lograr que animales y humanos seamos lo mismo