El Senado italiano paraliza la ley que impondría la ideología de género en toda Italia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La votación fue secreta para que cada senador votara en conciencia: 154 senadores votaron a favor, 131 en contra y dos se abstuvieron.

El Senado italiano, en votación secreta, y a propuesta por la Liga y Fratelli d’Italia para paralizar el proyecto de ley Zan que buscaba imponer la ideología de género en todo el país.

 La votación, secreta, fue recibida con aplausos en el hemiciclo. El hecho de que fuera secreta, según los analistas, ha favorecido el resultado contrario a la ley Zan. Ahora la ley, que se presentaba contra la homotransfobia, en el centro de la polémica y de decenas de aplazamientos, tiene muy difícil salir adelante.
El texto fue impulsado hace ya más de tres años por el legislador Alessandro Zan, miembro del Partido Democrático.

La ley Zan ha recibido el rechazo de toda la Italia católica, salvo excepciones poco notables, y fue incluso objeto de advertencia al estado italiano por parte del Vaticano, ya que podría vulnerar el Concordato entre ambos estados.

La oposición a dicha ley también se dio entre feministas y asociaciones de lesbianas, que se oponían a que se añada a las personas transgénero a las categorías protegidas por la ley que castiga los delitos de odio por raza y religión.

La Liga de Matteo Salvini y Hermanos de Italia, dirigido por Giorgia Meloni, habían argumentado que la reforma restringe la libertad de expresión y va en contra de los valores tradicionales. Matteo Salvini celebró el resultado: «La arrogancia de Letta y de las Cinco estrellas ha sido derrotada», dijo, «dijeron no a todas las propuestas de mediación, incluidas las formuladas por el Santo Padre, por las asociaciones y por muchas familias, y hundieron el proyecto de ley Zan. Ahora volvemos a partir de las propuestas de la Liga».

También Meloni ha aplaudido la caída de una iniciativa «pésima» y, como Salvini, ha culpado a los propios promotores de no haber rehuido el consenso para defender principios «surrealistas» como la promoción de contenido LGTBI en centros educativos, ya que a su juicio no tienen nada que ver con la discriminación del colectivo, según la agencia AdnKronos.