La ONG Human Rights Watch (HRW) ha acusado a las autoridades chinas de cometer crímenes contra la humanidad en la región de Xinjiang por los abusos perpetrados contra los uigures.

La ONG considera probado que se han producido abusos orquestados contra las minorías, tal y como pretende acreditar en un informe publicado este lunes y que, con el apoyo de la Universidad de Stanford, da cuenta de una política sistemática de represión, principalmente contra los uigures.

“Pekín ha asegurado que proporciona formación profesional y desradicalización, pero esa retórica no puede ocultar una realidad nefasta de crímenes contra la humanidad”, ha asegurado la directora de HRW para China, Sophie Richardson.

Entre los abusos detectados figuran detenciones arbitrarias masivas, desapariciones forzosas, vigilancia indiscriminada, persecución cultural y religiosa, separación de familia, retornos forzados, trabajo forzoso y violencia sexual y violaciones de los derechos reproductivos. No sería un fenómeno nuevo, pero habría alcanzado “niveles sin precedentes”.

La ONG ha reclamado una acción firme de la comunidad internacional para sancionar a los responsables de estos supuestos crímenes y presionar a las autoridades del gigante asiático.

Así, HRW ha instado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a aprobar la creación de una comisión de investigación sobre lo que está ocurriendo en Xinjiang, de tal forma que se pueda también señalar a las personas responsables de estos abusos y dibujar una ‘hoja de ruta’ para que rindan cuentas. “Cada vez está más claro que se necesita una respuesta global coordinada para terminar con los crímenes contra la humanidad contra los túrquicos”, ha advertido Richardson.

(La Gaceta de la Biosfera)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *